Reseña histórica

HISTORIA DE LA INSTITUCIÓN

Por Susana Cichero

Situación Geográfica

Enclavada en el faldeo occidental de las Sierras Chicas, rodeada hacia el oeste por las Sierras Grandes, es la puerta de entrada al Valle de Punilla (Provincia de Córdoba).

Su privilegiada situación geográfica es la causa principal del rápido crecimiento que sufrió Villa Carlos Paz con el resto del país.

Esta óptima red vial se ve reforzada por un excelente servicio de transporte terrestre. El factor climático, agradable en cualquier época del año, es también un aspecto importante para que Carlos Paz sea visitada en cualquier estación.

Lo expuesto anteriormente, fue un factor importante para que muchas personas adopten la ciudad como lugar de residencia. De este modo, el simple caserío se transformó en una importante ciudad.

Orígenes y fundación de Villa Carlos Paz

La Estancia Santa Leocadia fue pasando por diversos propietarios hasta que en 1869 fue adquirida por Rudecindo Paz y Gabriel Cuello. Por venta de éste último, en 1870, don Rudecindo Paz adquiere la totalidad de la estancia, parte de la cual es, en la actualidad, la ciudad de Villa Carlos Paz.

Fallece en 1901 y sus propiedades fueron divididas entre su viuda e hijos. Don Carlos Nicandro Paz hereda un total de 5.457 hectáreas, más 221 hectáreas en San Antonio y Villa Independencia.

Don Carlos Paz, se transforma en el único dueño de la estancia. La dota de numerosos adelantos.

A su muerte, sus propiedades fueron heredadas por sus doce hijos, quienes fraccionaron las tierras y las vendieron, comenzando así el progresivo desarrollo de la ciudad.

BREVE HISTORIA DEL CENTRO PARROQUIAL

Formar personas en ciencia y conciencia…

“ Voy por siempre vagando en esta playa

entre la arena y la espuma.

La marea borrará las huellas de mis pies

y el viento esparcirá la espuma.

Pero el mar y la playa continuarán

por siempre. ”  Khalil GIBRAN

Queremos caminar junto a los que caminan. No queremos permanecer inmóviles, contemplando la procesión del tiempo, porque sentimos que en todos nosotros los bautizados, ha sido puesta una semilla misionera y toda semilla es un anhelo.

Dejarla germinar, darle su lugar, tiempo y cuidado para que fructifique, es la tarea diaria, ardua, muchas veces ingrata, pero cierta también.

A nadie le agrada (consciente o inconscientemente) que la consideren “estéril”. Por eso la cuestión es despertar esa faceta: ser sembrador, ante sequías, inundaciones, contra vientos o… simplemente con la íntima satisfacción de tomar la tierra y prepararla con amor, para ver (o no) su respuesta una vez “trabajada”.

La importancia del hombre no reside en lo que logra, sino en lo que ansía lograr. De ahí hubo un: “Hoy, multiplicaremos nuestro valor un ciento por ciento”.

Fue con el convencimiento interior que, como el viento cálido hace madurar el trigo, los mismos vientos llevarían sus voces a aquellos que quisieran escuchar y las palabras anunciarían sus metas.

Para aquel pequeñísimo grupo de “sembradores” poner sus manos abiertas dentro de la tierra y… esperar que las semillas cayesen en suelo fértil, fue el objetivo de sus vidas, adquiriendo, poco a poco, el hábito de no cejar nunca…

Ser desde el inicio un nexo entre los hombres, con sus inquietudes y desconocimientos y el amor divino, se transformó en un lema: “CON ESTE SIGNO VENCERÁS”

“Dije a las hojas: “¡No se muevan!

Me dijeron:

“No podemos; es el viento”

Le dije al sol: “¡No te escondas!”

Me contestó:

“¡No puedo; viene la noche!”

Le dije al Cricifijo: “¡Olvídate de mí!”

Me respondió:

“No puedo; te AMO”…

Esa fue la base sólida de un puente que, partiendo de la nada, pudo ser pisado año tras año por pies inseguros que dejaron huellas profundas en su caminar constante.

Aquel puñado de soñadores había aprendido bien la lección de la luciérnaga, que proyecta su luz solamente cuando vuela, cuando está en acción, dejando que ella guíe en la penumbra. Amor traducido en servicio, simplemente. Y así, según 2 Cor. 6,2: “Ese fue el tiempo favorable”…

Así se organizó un verdadero CENTRO PARROQUIAL: el de EDUCACIÓN Y CULTURA “Mons. Fermín E. Lafitte” en honor del Arzobispo que creó la Parroquia del Carmen, años antes.

Corrían los años:

– 1961 –

– Escuela Parroquial Primaria “Margarita A. de Paz”

Fundada el 13 de marzo.

– Escuela Parroquial Profesional “Remedios E. de San Martín” . CH 225

Fundada el 24 de marzo.

– 1962 –

– Escuela Parroquial de Idiomas “Ntra. Señora del Carmen”

Fundada el 31 de marzo.

– Instituto Parroquial Secundario “Bernardo D´Elía” – CH 190

Fundado el 2 de abril.

– Teatro Parroquial “Mediterráneo”

Fundado el 15 de abril.

– Escuela Parroquial de Bellas Artes “Manuel de Falla”

Fundada el 3 de junio.

– Academia Parroquial de Recuperación y Repaso “San Martín de Porres”

Fundada el 20 de noviembre.

– 1963 –

– Instituto Parroquial Industrial “Cristo Obrero” – CH 231

Fundado el 3 de marzo.

– Biblioteca Popular “Padre Enrique Quirl”

Fundada el 15 de mayo.

– 1964 –

– Jardín de Infantes Parroquial “Del Niño Dios”

Fundado el 1º de abril.

El impulso inicial de esta odisea de docencia cristiana, la dio su Consejo Directivo

RECTOR Y REPRESENTANTE LEGAL: Pbro. Carlos H. SANTARROSA

CONSEJEROS: Mirka V. ROSSANIGO

Adelina A. de DURET

Malvina K. de GUILLEUME

Irma LAGRANGE

Élida B. de STREITZ

Dr. Rodolfo DOYHENARD TECERA

SECRETARÍA DE EXTENSIÓN CULTURAL: Arq. Santiago PARDO

SECRETARÍA DE RELACIONES PÚBLICAS: Ing. Juan Manuel DORNA

Todos fueron conscientes de una premisa:

Si el grano de arena no forma duna, lo lleva el viento.

Si la gota de agua no se confunde con el océano, la

evapora el calor.

Si uno se une a la comunidad, viviendo en ella

y para ella, fácilmente se pierde en el egoísmo.

Pero… “Fruto, ¿estás muy lejos de mí?

– “Estoy en tu corazón, Flor”…

porque trabajaron “AD-HONOREM”…

“Nuestra mente es una esponja; nuestro corazón, un río

¿No es extraño que a la mayoría les guste más

succionar que comer?… K. GIBRAN

Porque esa “unidad” de trabajo, ideales, metas cristianas claras, docencia y ejemplos de vida, fueron cimentando el todo, para ofrecer a la comunidad de Villa Carlos Paz, un “producto” capaz de su confianza para, ¡nada menos!, guiar y educar a sus hijos, formarlos como personas cristianas y en base a valores inalienables.

Fue el deseo del Centro (según leemos en un Acto de Homenaje a Egresados de 1969) “hacer todo el bien posible a los niños y jóvenes, católicos o no católicos que acudiesen a sus  aulas para desarrollar su inteligencia, formar su voluntad y sus sentimientos”.

el tiempo y el número creciente de alumnos de cada Escuela e Instituto, sumado a la necesidad de ir incorporando cursos y personal docente, fue desgranando aquel Centro primitivo que centralizó organización sin burocracia, honestidad y accionar conjunto.

Cada unidad educativa formó su administración, con Directivos y Representantes Legales según su estilo y política educativa. Pero la Escuela Primaria, el Jardín de Infantes y el Instituto Bernardo D´Elía, quedaron ligados, hasta el momento, aunque más no sea por compartir el mismo edificio.

Haciendo un poco de historia tenemos que recordar, dónde comenzaron su accionar educativo, con cuántos alumnos funcionaron desde 1961 y quiénes formaron el plantel docente; incorporando, luego las respectivas Ligas de Padres, como justo homenaje a su memorable tarea.

Las tres instituciones iniciaron su labor en las instalaciones de la casa y anexos, propiedad de las Hnas. Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús, sito en 9 de Julio 450 (hoy calle Luther King y demolida).

Otras mudanzas… juntas o separadas (año 1965 el Jardín de Infantes, Primaria y Secundario se mudan al Hotel Yolanda).

En 1966, la Escuela Primaria y el Jardín de Infantes, se trasladaron al edificio propio (en construcción) sobre el terreno donado por Doña Margarita A. de Paz, ubicado al pie de la Cruz (actual asentamiento del Instituto Remedios E. de San Martín). Debido a la gran cantidad de alumnos, el Jardín de Infantes va a la casa de la familia Greco y la Escuela Primaria a la Hostería Alcazaba (Av. Estrada).

Desde ese entonces y hasta 1969 desarrolló su actividad haciendo caso omiso a distintas dificultades: de espacio físico, carencia de muebles y útiles y hasta una inundación (un Viernes Santo), que obligó al personal a salir por las ventanas, tratando de salvar lo más posible, dado el caudal de agua y barro que descendía de la sierra. ¡ Todo a pulmón ! arremangarse, descalzarse y seguir la labor…

Hombro con hombro, maestros, padres y alumnos, fueron dando forma a una compacta comunidad educativa que fue creciendo. Se cumplía el verdadero sentido evangelizador.

DE LOS RECUERDOS

En el año 1969 el hombre pisa la Luna y la Escuela Parroquial Primaria y el Jardín de Infantes organizan sus aulas en las instalaciones donde funcionara el Seminario de los Padres Jesuitas, en la quinta del Niño Dios, edificio construido por ellos y adquirido por el Arzobispado  ¡ Un nuevo desafío !

Había que adecuar aquellas para la labor docente.

Muebles adquiridos por la Liga de Padres para los 1ros grados, fueron subidos por las escaleras al 1er piso, por las mismas maestras, todo el mundo donando su quehacer, junto sus ganas, esfuerzos y sobre todo vocación, yendo y viniendo por el hermoso patio central, sombreado totalmente por parrales que muchos años fructificaron, dando reparo como inmensa sombrilla verde contra el sol… “Yo soy la vid y ustedes los sarmientos”… El sentido claro y preciso de las palabras de Cristo, indicando la propagación de la labor simiente, que se infiltra en lo más profundo del ser y anida: la fe y esperanza; caridad y amor; moral y valores donados para ir formando seres, lentamente pero sin pausa, a la sombra de la Cruz.

Tiempos… cantidad incesante de pequeños pies que hicieron realidad un pensamiento:

“Quiero ser para ti como un puente sobre el río.

De este lado, tu hoy. Del otro lado, tu mañana.

Entre ambas orillas, el río de la vida. Es necesario

atravesarlo…

Quiero ser el puente que haga más fácil; tu trayecto

Dios me colocó en tu camino para ayudarte; no vaciles

en pisar solamente en mí. Y cuando estés por llegar,

déjame en donde estoy: otros pasarán por mí, como

tu pasaste”… P. ZEZINHO

Maestros “de alma” tratando de descubrir detrás de cada rostro y en el fondo de cada mirada, un pequeño hermano que espera y que es siempre distinto de todos los otros, aprendiendo,  año tras año, a tratarlos a cada uno a su manera, en su mundo, con sus incipientes ideales, virtudes y debilidades.

Por todo ello, se estaba convencido que la abundancia de “doctrina” es como el cristal de una ventana: vemos a través, pero nos separa de la verdad.

Con esta unificación de criterio, comenzaron a realizarse aquellas visitas a cada hogar. En vez de ser consideradas una carga, se agradecían sinceramente porque ayudaban a bucear en la personalidad de cada niño y relacionar sus actitudes con el núcleo familiar que le había dado la primera formación (o no…).

Era todo un acontecimiento “la visita del maestro”…

En algunas casas, esperaban tazas con té, café, tortas…

En otras, un simple mate tendido por una temblorosa mano por vergüenza o timidez…

¡Qué acercamiento inolvidable! ¡Qué valor humano incalculable!

Así se podían detectar y canalizar los problemas sociales, económicas y morales de las familias, tratando siempre, de darles soluciones efectivas o espirituales, según el caso.

Los alumnos se sentían más cerca de la Escuela: era su segundo hogar porque el maestro era respetado al ser conocido desde cada casa. Los padres confiaban en ese docente que se preocupaba en ayudar a ayudarse…

¡Otros tiempos! Era la verdadera forma de donarse.

Después fueron los Censos de Población y Vivienda… Esa sí que fue “Carga Pública”. Andaban por callejuelas de tierra, barro, subiendo o bajando lomadas, corriendo delante de algún perro que les ladraba…

No faltaban los grandes paquetes con facturas o termos con café intercalados con los comentarios entre los integrantes de cada zona.

¡Cuántas anécdotas! ¡Qué mañanas y tardes coloridas! ¡Cuánta labor extra! Y sin embargo, se hizo con ahínco, responsabilidad y dedicación.

Tiempos…Aún hoy, sobre todo hoy, según N. Avellaneda “se necesita esa clase de gente…”

http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform