VIAJE EDUCATIVO A TRASLASIERRA

Los alumnos de 4º grado de nuestra escuela conjuntamente con sus docentes, durante la primera semana de mayo, realizaron un viaje educativo con destino al Valle de Traslasierra. El itinerario comenzó partiendo a la mañana bien temprano desde nuestra escuela,  recorriendo en primer lugar el Museo Rocsen ubicado en la localidad de Nono. Después de almorzar en Mina Clavero, visitaron la Iglesia y el Museo de Cura Brochero ubicados en la localidad de Villa Cura Brochero y finalmente retornaron a la institución por la tarde.

En el museo Rocsen nació en 1955, cuando Santiago Bouchon decidió alquilar una casita en Nono para concretar un viejo sueño: levantar un museo, producto de años de búsqueda y coleccionismo sin límites ni disciplinas. Referente no sólo de Traslasierra, sino de toda Córdoba, el Museo Polifacético Rocsen en sus más de 2500 m2 exhibe 30.000 piezas, desde una ostra australiana, que vivió 400 años y pesa 140 kilos, y una momia de Nazca, de 1200 años, hasta el único piano que se conserva de los cinco fabricados a principios del siglo XIX en corazón de guindo por el reconocido Jean-Henri Paper, con talleres en Londres y París. Detalla que “entre los fósiles se destaca un molusco de 600 millones, y que la herramienta más antigua es una especie de hacha de 800.000 años”.

Otras piezas importantes y tan disímiles como una escultura de un caballo del Tíbet, de barro cocido y más de 1000 años; una talla policromada de Alejandro Magno, realizada en nogal en el siglo XV, y tres lagrimatorios de vidrio galo-romanos, usada por los primeros cristianos cuando lloraban a Jesús, forman parte de este peculiar museo. Se exhiben desde una quena peruana de 1200 años realizada con tibia humana, un mandolín zulú y una sábana usada por Cornelio Saavedra hasta una Biblia luterana de 1672.

Cada pieza del Rocsen (que significa roca santa en lengua celta y que era el nombre de una propiedad heredada por la familia desde el siglo XII) está identificada y clasificada. También se exhiben textos del fundador sobre su visión de la vida.

La imponente fachada del edificio, cuyos primeros 100 metros fueron inaugurados el 6 de enero de 1969, con dos o tres piezas de cada disciplina, con estatuas de filósofos, científicos, artistas, pensadores. Todos son pacifistas, desde Descartes, Luther King, Pasteur y San Francisco hasta Edison, cuenta Bouchon, que tardó más de siete años en estudiar las biografías de los personajes y en hacer, él mismo, cada una de las esculturas.

Con el tiempo, la vida llevó a este inquieto buceador por casi todos los continentes, donde a partir de excavaciones propias, donaciones, piezas olvidadas en contenedores y unas pocas compradas comenzó a atesorar un patrimonio cultural e histórico invaluable, clasificado por disciplinas.

Colecciones de insectos con más de 2000 artrópodos, fotos de Sarmiento y Garibaldi, salas dedicadas a la radio, la televisión, la imprenta y el cine; un asentamiento comechingón descubierto mientras levantaba el edificio; una confitería victoriana de 1880 y un pellejo humano reducido por los jíbaros de Ecuador son otras de las piezas del museo, que también recrea distintos hábitat, como el del burgués de pueblo y el de la aristocracia urbana. Incluye carruajes, máquinas de vapor, áreas dedicadas a la panadería, el comercio, el desarrollo de la rueda y un taller mecánico, donde se exhibe un Gordini de Recalde. También cuelgan de las paredes armamentos, elementos sanitarios y fotos de distintas guerras, con la leyenda Basta, colocada por él mismo. Santiago sabe de qué habla: fue parte de la resistencia civil francesa durante la Segunda Guerra Mundial, con la que ayudó a soldados aliados y civiles a escapar de la Francia ocupada por los nazis. Dice que podría vivir en Londres, Tokio o Roma, pero prefiere este pueblo, que lo flechó para siempre. Y guarda los mejores recuerdos de los castillos y los museos de su país, pero la guerra caló hondo.

El Museo Brocheriano, está ubicado en la localidad serrana de Villa Cura Brochero, situada a 920 metros de altura sobre el nivel del mar, en el Valle de Traslasierra, accediendo por la Ruta Nacional N° 20, atravesando el majestuoso Camino de las Altas Cumbres. Este Museo abrió sus puertas el día 25 de Enero de 1957. El lugar era la antigua Casa de Ejercicios Espirituales, una de las tantas obras que impulsó “el cura gaucho”. Fue declarado Monumento Histórico Nacional el 9 de Mayo del año 1974.

En dicho Museo podrás conocer la vida y obra de José Gabriel del Rosario Brochero, descubrirás como se originó el pueblo, cómo vivían sus habitantes en aquella época y costumbres de los pueblos originarios de la zona. Encontrarás 16 salas que se pueden realizar visitas guiadas o auto guiadas, en ellas escucharás música y audios con relatos sobre la vida del Cura Brochero. Podrás apreciar en las salas, diferentes objetos que recrean su vida.

Esta salida educativa permitió a los niños disfrutar de una jornada de aprendizaje, en un ambiente diferente al aula.


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform