Viaje educativo a Rosario

Un viaje educativo siempre da la posibilidad de acercarse a la realidad, vivenciar su complejidad y aprehender los conocimientos a partir del contacto con distintas situaciones y diferentes experiencias de vida.

1

La elección de los destinos y la selección de las visitas a realizar a la región geográfica pampeana, partiendo desde el ámbito geográfico serrano, permiten ejercitar miradas a través de diferentes lugares, patrimonios sociales, históricos y culturales.

Un grupo de 90 alumnos de los terceros años de la Institución viajó a Rosario entre los días 18 y 20 de septiembre. Y significó un aprendizaje que comenzó en el momento mismo de la organización, ya que los mismos chicos generaron actividades para autofinanciar una parte de ese viaje. Con algunas actividades emprendidas desde la Institución y otras autogestionadas, se pudieron lograr los objetivos fijados. Además, se alentó el fortalecimiento de los valores de solidaridad, respeto y compromiso, junto al acompañamiento que desde el hogar realizaron las familias para sostener esta experiencia educativa.

Los alumnos se movilizaron, trabajaron y sintieron que este viaje era el fruto del esfuerzo personal, de la familia y de la Institución educativa en su conjunto.

El recorrido se inició, en primer término, con la visita a la fábrica Cristalería San Carlos, en la que tuvieron la oportunidad de observar el proceso de fabricación de distintos artículos de cristal. Se completó el circuito con visitas a talleres de tallado y miniaturas de cristal.

2

Los adultos que acompañaron la visita destacan la mirada atenta de los alumnos. Observadores y críticos minuciosos, pudieron hacer diferentes planteos que demostraron su preocupación por las situaciones sociales. Impactó su mirada, de manera particular, la incorporación de adolescentes como ellos al trabajo de fabricación. Estas situaciones les permitieron repensar cuán diversas realidades por fuera de la propia se viven a lo largo del país. De allí que cada viaje implique un aprendizaje que se genera a partir de la movilización de lo vivido.

La experiencia de transitar el Túnel Subfluvial Raúl Uranga – Carlos Sylvestre Begnis implicó reconocer una obra de ingeniería única en Sudamérica que marca un ejemplo de federalismo y desarrollo tecnológico como eje de crecimiento del Mercosur.  Luego de esta visita, el traslado en catamarán por los brazos del río Paraná y sus islas mostró toda su  riqueza ambiental e hidrológica.

4

3

La ciudad de Rosario abrió un abanico de posibilidades de encuentro entre las manifestaciones y riquezas sociales, históricas, culturales, geográficas y biológicas con los conocimientos  y valores portados por los alumnos a partir del imponente Monumento Histórico Nacional a la Bandera.

5

Continuando el recorrido, se arribó a la localidad de San Lorenzo y su Museo  acercó la lucha de nuestros héroes militares, civiles y religiosos en los albores de nuestra historia.

Finalmente, el cierre de esta experiencia educativa tuvo como centro una jornada con los alumnos de la escuela agrotécnica de la localidad de Bigand. La convivencia en otra realidad educativa sorprendió, enriqueció y amplió el horizonte de los alumnos que vivenciaron actividades rurales muy lejanas a su quehacer cotidiano. Al dialogar con ellos, destacan esta experiencia como la que más sorpresas les generó. Ver a otros adolescentes como ellos fabricar sus propios productos, ocuparse de tareas rurales con tanto entusiasmo y participar de actividades de agricultura, ganadería y granja cotidianamente, les hizo conocer un poco más la diversidad del país en el que viven y en el que crecen tantos chicos parecidos a ellos y, a la vez, con tanta diversidad en su desarrollo.

6

7

Los espacios elegidos para esta visita permitieron equilibrar los momentos relajados y lúdicos con los reflexivos y comprometidos. Los alumnos destacan la importancia de haber convivido esos días, afianzando lazos entre ellos y con los profesores acompañantes.

8

Acompañaron a los alumnos: la directora de la Institución, Adriana Di Francesco; la preceptora Diana Jugo; los profesores: Cecilia Siragusa, Raquel Pons, Milena Steigerwald, María Esther Gimbernat, Adriana Gómez, Alejandro Profili y Nicolás Velasco.

La profesora Cecilia Siragusa, en diálogo con Centediario, enfatizó el trabajo realizado para generar viajes no convencionales. Los invitamos a leer la entrevista que se le realizó en http://www.centediario.com/alumnos-de-la-escuela-bernardo-d-elia-emprenden-un-viaje-a-rosario/

http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform