UNA VISITA MUY ESPECIAL PARA CONOCER MÁS A LOS ANIMALES

Los niños de primer grado ampliaron más los conocimientos sobre los animales invertebrados, habitualmente conocidos como “bichos”. En esta categoría se incluyen grupos tan diversos como los insectos, las arañas, los ciempiés, los caracoles, las babosas, las lombrices de tierra. Hicimos hincapié en el grupo de los insectos, para observar que su cuerpo también está organizado en partes como los animales vertebrados.  

Es por eso que para conocer con mayor profundidad este grupo de ​animales recibieron la visita del profesor Alejandro Profili, encargado del laboratorio de nuestra Institución. Él les permitió observar una diversidad de esqueletos de distintos animales vertebrados e invertebrados y pudieron realizarle muchas preguntas sobre estos animales.   

El reino animal es realmente muy amplio y una de las formas más sencillas de identificar a las especies que forman parte del mismo, es mediante el orden de los cordados y la subdivisión: en animales vertebrados (que tienen esqueleto interno formado por huesos), y los animales invertebrados (que no tienen huesos).
Los animales invertebrados son aquellos que no tienen un esqueleto interno articulado ni una columna vertebral. Al mismo tiempo, son ovíparos, es decir que su reproducción se realiza mediante la puesta de huevos, y se caracterizan por ser las especies más numerosas en el planeta Tierra. De hecho, los animales invertebrados corresponden al 95% de las especies que habitan en el mundo, por lo que su importancia es realmente notable.

El origen de los animales invertebrados, se remonta a la época en la que se apreciaron las primeras señales de la vida animal en la tierra primitiva, específicamente en los mares de poca profundidad. Sin embargo, se desconoce con exactitud el momento preciso de su aparición, dado que las primeras especies de este subfilo eran diminutas y de cuerpo blando, y no existían fósiles que revelaran su existencia.

No obstante, las investigaciones apuntan a que su origen proviene de 1.000 millones de años atrás, pues se han encontrado ciertas marcas en las rocas sedimentarias que se han relacionado con orificios y huellas fosilizadas de los primeros invertebrados.

¡Gracias Profe. Ale por tu tiempo y pasión compartida!


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform