Una Celebración Especial

Con alegría nos reunimos alumnos de segundo ciclo, docentes, familias y nuestro cura párroco, el día miércoles 23  de noviembre para participar de la misa, la última de este ciclo lectivo, donde recordamos en especial la fiesta de la Presentación de la Santísima Virgen María al templo, momentos donde San Joaquín y Santa Ana en la confianza en Dios padre, presentan a su hija ante Él.

Así nos encontramos, presentándonos aquí en su casa, para dar gracias, elevar nuestras suplicas al Señor, poniendo en sus manos todo el esfuerzo, empeño y dedicación durante este año escolar. 

Unidos como familia educativa para agradecer, lo que han vivido nuestros amigos, los alumnos de quinto grado, en nuestro colegio y presentarlo a nuestro Dios Trinitario, que nos ama con gran Misericordia.   

Dios nos ama tanto que quiere vivir entre nosotros y cambiar todos nuestros sufrimientos en alegrías. Por eso, ponemos en sus manos nuestras intenciones diciendo: “Con María nos presentamos ante ti Señor.”

  • Para llevar tu mensaje a los confines de la tierra. Oremos: “Con María nos presentamos ante ti Señor.”
  • Para dar testimonio de Tu amor. Oremos: Queremos ser apóstoles del amor.
  • Para que seamos una verdadera comunidad. Oremos: “Con María nos presentamos ante ti Señor.”
  • Para que construyamos una sociedad más justa. Oremos: “Con María nos presentamos ante ti Señor.”
  • Para que nadie se sienta solo ni triste. Oremos: “Con María nos presentamos ante ti Señor.”
  • Para que todos los alumnos y alumnas del Colegio sirvamos en un buen clima donde quiera que vayamos de manera que, crezcan en nosotros, los frutos del Reino. Oremos: “Con María nos presentamos ante ti Señor.”

Nuestras ofrendas en esta celebración especial:

  • Biblia: Con este libro hemos trabajado para conocer más a Jesús. Pero a Él lo encontramos también en los demás, cuando los miramos como hermano. (esperamos)
  • Flores: Las flores necesitan tierra bien cultivada y abonada. Hoy las presentamos como adorno de esta Mesa, igual que adornan la tierra que Dios ha creado. Son el signo de nuestra alegría y de que estamos de fiesta. Con ellas queremos representar todo lo bonito y bueno que hay en nosotros los niños, para que el Señor bendiga a todos los niños del mundo.
  • Cartel con las manos de los alumnos: Al presentarle al Señor estos niños tomados de las manos, te ofrecemos, los momentos de amistad y amor que hemos compartido entre nosotros durante este año escolar y que han sembrado la alegría, el gozo y la unidad en nuestros corazones. Te damos gracias por los amigos.
  • Los alumnos de 5° grado se acercan a dejarnos también su ofrenda. Recibe, Señor, este cartel con el que queremos darte las gracias por dejarnos acercarnos a vos a través de la Eucaristía al recibir nuestra Primera Comunión. Hoy te pedimos que nos sigas bendiciendo a todos para continuar la obra de Jesús entre nosotros.

Jesús no tiene manos

Jesús ahora no tiene manos, por eso necesita nuestras manos para hacer el bien a todos.

Jesús ahora no tiene pies, por eso necesita nuestros pies para caminar al lado de los hombres y señalarles el camino que lleva a Dios.

Jesús ahora no tiene labios, por eso necesita nuestros labios para besar a todos y mostrar a todos el gran amor de Dios.

Jesús ahora no tiene manos, por eso necesita que le echemos una mano para perdonar a todos, para que crezca su Reino y seamos como él sal y luz del mundo.

Ahora nos toca a nosotros ser Jesús en la tierra.

Solo un Dios que tenga un poder infinito puede cambiar las relaciones humanas de la vida y de la familia y puede exigir que los vínculos familiares sean diferentes a los brindados por la naturaleza y por la sociedad. Solo entonces podemos comprender la dicha y la alegría que produce esta nueva relación entre uno mismo y Dios, entre uno mismo y los demás, a los que ya los tenemos que considerar como «hermanos», junto a María nuestra Madre. 


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform