Proyecto Audicuentos -28/08/2016-

Se trata de recuperar el valor de la palabra. La palabra escrita y la oral. La que uno escucha y la que uno dice. La que genera esos mundos de ficción que acompañan al hombre desde sus inicios, cuando el final de una jornada implicaba el momento de contar historias alrededor del fuego. La que exige un momento de silencio para conectarse con un mundo que es arte, que es una nueva realidad que no solo nos evade de lo real sino que nos conecta con lo real y lo transforma.

En el marco de esos desafíos surgió hace unos años el Proyecto Audicuentos como parte del espacio curricular Lengua y Literatura de los primeros años. Los objetivos y los propósitos eran varios: disfrutar historias ficcionales, incentivando un momento en el que la escucha fuera protagonista y llevara a los estudiantes a hacer un alto en nuestra costumbre de hacer mil cosas a la vez, proponiéndoles dejar por un rato todo lo demás a un costado y, simplemente, escuchar; incentivar la imaginación, para dibujar en cada mente una historia a través de la fantasía; relatar cuentos, trabajando la propia oralidad: conocer la voz propia, buscar la articulación adecuada para cada sonido, realizar cambios de tonos y ritmos al contar, animarse a jugar con la expresividad.

Este año, el proyecto comenzó con la escucha de audicuentos tradicionales y de leyendas. Luego, la propuesta fue retomar textos clásicos pero apropiándose de ellos. Los estudiantes trabajarían de a dos o de a tres, elegirían un cuento en forma libre -pero pensando en una audiencia infantil de niños pequeños- y propondrían una nueva versión del relato. Así, trabajarían también con uno de los contenidos de la materia, ya que deberían lograr generar un nuevo narrador para cada historia, que modificara el punto de vista conocido. La última etapa del trabajo era la grabación, que llegaba luego de una práctica consciente de su lectura expresiva. 

            Estos son algunos de los resultados que pudimos compartir en el aula y, ahora, compartimos con toda nuestra comunidad. Les proponemos lo mismo que a nuestros estudiantes: hacer un alto y, simplemente, disfrutar escuchando.


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform