P.E.A.

Proyecto de Educación en el Amor

“El amor es paciente, servicial y sin envidia.

No quiere aparentar, ni se hace el importante.

No actúa con bajeza, ni busca su propio interés.

El amor no se deja llevar por la ira, sino que olvida las ofensas y perdona.

Nunca se alegra de algo injusto, y siempre le alegra la verdad.

El amor disculpa todo, todo lo cree, todo lo espera, y todo lo soporta.

El amor nunca pasará”

(1 Cor., 13, 4-8)

En correspondencia a nuestra misión como escuela parroquial: “La formación integral de la persona en los valores evangélicos”, proponemos el proyecto “Educación en el Amor” referido a educación sexual integral en la escuela.

El ideario de nuestra escuela contempla a la persona como “ser creado a la imagen y semejanza de Dios, único, indiviso, irrepetible, perfectible, que tiende a la trascendencia y se desarrolla en sociedad”.

Es un ser racional, responsable, capaz de realizar opciones libremente,  abierto a Dios, a los demás hombres y al mundo” (PEI Centro Parroquial Margarita A. de Paz)

La persona es una realidad dinámica, un ser en proceso que desea y busca ser más; coexiste con otros, se realiza y descubre con otros y con el otro. Este ser es una persona sexuada. La sexualidad es un aspecto inseparable de la realidad personal e individual; cada uno es de hecho varón o mujer. No existe la persona sin su identidad sexual, y esta identidad es la que la sitúa ante los demás y en el mundo con todas sus realidades.

“El cambio de época exige de cada miembro de la sociedad una respuesta adaptada a los desafíos del momento, frente a una sociedad cada vez más erotizada y erotizante que frivoliza los vínculos y los valores” (Castro y otros). Esta realidad nos atraviesa también  como centro educativo y ante la próxima implementación de la Ley  Nacional 26.150 (Programa Nacional de Educación Sexual Integral), surge la necesidad y la inquietud de buscar un itinerario que nos permita como comunidad educativa, comenzar a dar respuestas ante estas realidades transmitiendo un mensaje esperanzador sobre cómo vivir y cómo enseñar a vivir de un modo humano y digno nuestra propia sexualidad.

Este itinerario se enmarcará  en un proceso formativo que abarca al hombre en su totalidad y desde esa totalidad desarrolla el sentido más profundo de su existencia: el AMOR.

El amor es el motivo de la relación y vinculación, que se expresa en ese encuentro; el amor es el principio, el clima y la inspiración del encuentro varón –mujer y de todo encuentro humano y profundo. Es donación, servicio, búsqueda del progreso de los demás.

“La educación de la capacidad de amar es facilitar el despliegue de esta aptitud vincular amorosa, el contribuir al compromiso profundo con el otro, transido de ternura y diálogo” (Castro y otros).

Consideramos que la familia es  primera y principal educadora de sus hijos, la educación para vivir en el amor se realiza en la familia desde el inicio  mismo de la vida, por lo tanto es la primera responsable de la formación afectiva del niño, del adolescente y del joven. A la escuela le corresponde un rol complementario  de la familia, y no sustitutivo. Nos consideramos subsidiarios en esta tarea para acompañar, asistir y complementar con la formación que  podamos brindar.

Actividades específicas

– Capacitación docente
– Proyectos áulicos.
– Talleres para padres.
– Charlas con profesionales
– Talleres, charlas y conferencias para padres y comunidad educativa

http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform