Objetivos

  • Orientar la tarea educativa desde un enfoque Cristocéntrico.
  • Fomentar el respeto por la salud y la intervención positiva y protagónica en el medio ambiente.
  • Articular entre los diferentes Niveles del Centro Educativo, garantizando la continuidad del proceso de enseñanza y aprendizaje, articulando metodologías y unificando criterios.
  • Propender razonamientos lógicos necesarios en los diferentes campos del conocimiento.
  • Consolidar competencias que permitan integrar conocimientos, elaborar hipótesis, establecer relaciones, promoviendo la creatividad.
  • Crear un clima de convivencia que transmita valores cristianos, evidenciados en el tipo de relaciones humanas.
  • Crear canales de comunicación efectivos en toda la comunidad a fin de reducir tensiones, rechazando todo tipo de violencia.
  • Evitar el individualismo en las decisiones que afecten a la comunidad toda.
  • Aceptación de la crítica y ejercicio de la autocrítica en el seno de la comunidad que ayude al perfeccionamiento humano y profesional.
  • Promover deseos de participación, compromiso, comunión y resignificación del sentido de pertenencia a la escuela.
  • Promover actividades y acciones que permitan a los niños compartir experiencias con otros alumnos de Centro Parroquial y otros Centros Educacionales.
  • Valorar el pluralismo, creando un clima propicio en el que se puedan discutir todas las ideas, rescatando la cultura del esfuerzo y del trabajo, valorando los espacios de reflexión y de conocimiento, tomando al error como un elemento importante en la búsqueda del aprendizaje, respetando al otro en sus limitaciones y diferencias.
  • Promover en los docentes una participación activa desde su rol, interrogándose continuamente  desde su práctica, poniendo en juego variables didácticas que favorezcan la creatividad y la construcción de nuevas metodologías y estrategias.
  • Propiciar en la escuela un estilo de convivencia, basado en el ejercicio de la libertad responsable, reconociendo en lo diverso la posibilidad de crecimiento personal, fortaleciendo lazos con las familias que optaron por nuestra institución para colaborar en la formación de sus hijos.
  • Favorecer la formación de una persona cristiana, descubriendo los signos de la presencia de Dios en el mundo.
  • Guiar al alumno para que adquiera capacidades, conocimientos, habilidades y actitudes, respetando las características psicológicas, sociales y culturales del niño.
  • Asumir el rol de un docente cristiano, con capacidad reflexiva, en formación continua y dispuesto a respetar los intereses y necesidades de los alumnos.
  • Promover un análisis sistémico y participativo, estableciendo acuerdos en cada ámbito del quehacer educativo.
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform