Gran trabajo en equipo de nuestros estudiantes en el Modelo COP 2017 – 20/09/2017

Por segundo año consecutivo, estudiantes de las tres orientaciones de nuestra Institución participaron del Modelo Cop, actividad organizada por la Agencia Córdoba Joven en la que se desarrollan tópicos relacionados con distintas problemáticas ambientales.

Las jornadas permiten que alumnos de quinto y sexto año de Nivel Secundario participen  asumiendo el rol de diplomáticos enviados a la Conferencia de las Partes por algún país asignado. Así, cada delegación representa a una nación.

Previamente a esta participación, los alumnos enfrentan un gran desafío: interiorizarse sobre la política ambiental del país que cada uno representa, conocer sus puntos débiles y fuertes, y también anticipar aquello que pueden refutarles, pensando por su propio país y previendo, además, lo que los delegados de otros países pueden preguntar o cuestionar. Es decir, conocimientos, teorías, argumentaciones, dinámica del debate, oratoria… todo se pone en juego en un espacio en el que los jóvenes desarrollan la posibilidad de pensar en cuestiones de política internacional y de actuar con otros, con el objetivo de defender posiciones y llegar a acuerdos por vía pacífica.

Manuel Álvarez Paradeda, Julieta Angelino, Agustina Cusso, Carla Dalla Nora, Fausto Dussort, Alejandro Giménez, Cecilia Giménez, Tobías Meza Aragone, Camila Peralta Zamar y Pablo Matías Tellería, estudiantes de 5to. Sociales, 5to. Comunicación, 5to. Naturales y 6to. Sociales, son quienes participaron de los dos órganos de representación en su función de miembros de la Asamblea, del Consejo y como Embajadores de dos delegaciones: Chile y Suiza.

Ambas delegaciones se destacaron y tuvieron logros importantísimos, como obtener avales, convertirse en oradores, generar alianzas… La Delegación Suiza, por su participación en la Asamblea de Partes, obtuvo además un reconocimiento especial que enorgullece a todo el grupo participante y a la escuela en pleno.

Es un placer inmenso escucharlos hablar sobre estos días que los tuvieron como protagonistas. Es evidente que la actividad los unió como grupo, se palpa y transmite el trabajo en equipo. Se los ve entusiasmados, reflexivos, compinches. Sus miradas transmiten cuánto los movilizó la experiencia. Quienes están en quinto aseguran que quieren volver a participar en la próxima Conferencia de Partes, tal como pudieron hacer las dos alumnas de sexto que este año fueron por segunda vez. Todos coinciden en señalar que ellas, junto a Julieta Castellano (quien no pudo asistir a las jornadas, pero cuya colaboración durante las capacitaciones fue importantísima), fueron un gran apoyo para el grupo, por su orientación permanente.

La directora Alejandra Radjondjopulo y las dos profesoras organizadoras, Denise Noero y Claudia Fusé, destacan el orgullo de verlos movilizarse por hacer algo diferente, por participar, por trabajar juntos, por asumir rápidamente sus responsabilidades, sin que el cansancio de las intensas jornadas los amedrentara a la hora de seguir preparando discursos y contenidos de un día a otro.

Al intenso trabajo de las organizadoras, se sumó la colaboración de muchas otras personas del equipo docente, entre quienes podemos mencionar a las profesoras Patricia Veltri, Mercedes Fabricius y Paula Hassanie, por su colaboración previa con los discursos; a las preceptoras Mónica Merlini y Laura Arocena, por su ayuda en las autorizaciones y en diferentes comunicaciones; a Alejandro Profili, por su acompañamiento durante las capacitaciones y su presencia en las jornadas; a las profesoras Brenda Antonio, Mercedes Fabricius y Leticia Paradeda por haber estado acompañando a los estudiantes en Córdoba.

Año tras año nuestros jóvenes toman nuestros distintos proyectos, los hacen propios y le dan sentido a lo compartido diariamente. Con criterio propio, autonomía y poniendo en juego todo lo que la escuela pudo brindarles y aquello que cada uno incorporó en su trayecto personal, ellos no solo nos representan sino que nos impulsan a generar nuevos espacios, nos interpelan para hacernos ver todo lo que podemos transformar, nos contagian de su mirada comprometida y llena de ganas de hacer siempre un poco más.

Y quizás en esos momentos de encuentro, en que los vemos contar experiencias, reírse ante una anécdota o ante algún recuerdo que llega de pronto, sabemos que el encuentro con ellos es la clave, que esos momentos de vínculo en el trabajo son los que tenemos que seguir fortaleciendo.

“Vos valés ahí por lo que sabés”, nos comenta una de las participantes, refiriéndose a aquellas cosas que los llenaron de entusiasmo. Y esa frase resume tanto… Porque refleja el objetivo de las escuelas. La posibilidad de que sea el conocimiento el lugar desde el que se pueda generar cualquier transformación. La convicción de que saber vale. La posibilidad de que eso los incluya y los sume como jóvenes activos.

“Allí se respira un ambiente que no se respira en otros lugares”, nos comenta otra de las estudiantes. Y los chicos explican por qué: de pronto, en un clima de formalidad, el Modelo Cop les permite palpar temas serios, incluso graves, que nos afectan a todos, y en los que durante el acontecer diario pocas veces reparamos.

Allí ser jóvenes no implica estar ajenos a temas sociales, temas ambientales, temas políticos. Allí salen de un cotidiano en el que quizás son otras las temáticas que emergen en sus diálogos de pares, para entrar en un espacio en el que son ellos quienes pueden detenerse a pensar en el mundo de hoy, para concientizarse y concientizarnos, para aportar. Esencialmente, para involucrarse.

Gran desafío, para ellos y para todos nosotros, el que esto se prolongue y su cotidiano, luego del Cop, siga manteniendo viva esta forma de ser parte del mundo. De eso hablamos cuando hablamos de alumnos críticos, comprometidos y responsables.

“Fue importante también el momento de participar de la Cumbre de Embajadores”, relata uno de los estudiantes, “porque fue un momento en el que, ya fuera del rol de cada país, cada uno comentaba las problemáticas locales. Nosotros pudimos plantear el problema de nuestro lago. Y nos enteramos de gravísimos problemas por los que atraviesan otras localidades de nuestra provincia, cuya existencia ni siquiera conocíamos. Esperamos que estos aportes lleguen al Gobierno de Córdoba a través de la Agencia Córdoba Joven”.

“Queremos volver”, aseguran, “porque nos quedó mucho pendiente. Nuestra inexperiencia como participantes nuevos en esto, hizo que muchas ideas quedaran sin desarrollar. Tenemos más para aportar y quienes hoy estamos en quinto colaboraremos con quienes estén en quinto el próximo año, como hicieron las tres chicas de sexto con nosotros. Así año a año iremos aprendiendo más de la experiencia y superándonos en esta participación de nuestra escuela”.

Queda la promesa. Y, en ella, toda la significación que tiene para nuestra Institución esta intervención.

El Equipo Directivo de la Institución compartió un agasajo en la escuela para felicitar y escuchar a sus estudiantes, para compartir la experiencia y alentarlos a continuar. Quedan muchas ideas para el próximo año. Y un enorme e invaluable agradecimiento a cada alumno por su trabajo y a los docentes que los acompañaron en el proyecto. Como decíamos hace unos días: de estos encuentros entre profesores y estudiantes se hacen las escuelas. Y si algo les da sentido es que nuestros jóvenes se pongan en acción.

¡Felicitaciones a todo el equipo participante del Modelo Cop 2017!


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform