Nuestros estudiantes escriben literatura fantástica

Leer para la escuela suele ser, en palabras de los alumnos, un deber tedioso. Sin embargo, sería interesante pensar que cuando un autor escribe un libro (sobre todo si el libro forma parte de lo literario) no suele hacerlo pensando en que se lea en la escuela. Ese libro que la escuela toma prestado para su ámbito, es un libro que permite explorar otros universos, reírse, conmoverse, enamorarse, revelar incógnitas, sospechar crímenes, soñar e ir más allá de lo que nuestra realidad permite.

Con la escritura, a veces, pasa algo parecido. Cuando en el aula decimos: “y ahora van a escribir…”, a veces surge la queja, la incomodidad… Contra eso está bueno resistirse. La palabra es nuestra forma de construir el mundo, de pensarlo, de transformarlo, de saber de los otros a partir de lo que nos dicen, de hacernos conocer a partir de lo que decimos. Pensamos en palabras. Invitamos a través de las palabras. Contamos nuestro estado de ánimo a través de las palabras. Nos informamos gracias a las palabras.

Pero también, y quizás antes que todo eso, las palabras nos permiten jugar.

Esa es la invitación que los profesores de Lengua y Literatura hacen cada vez que dicen: “y ahora van a escribir…”. A crear mundos propios, a imaginar, a ir más allá o más acá o donde cada uno decida. El mundo a escribir tiene solo los límites de nuestra propia imaginación.

Hoy publicamos algunos cuentos cuya único puntapié inicial fue explorar el mundo de lo fantástico: ese mundo de dobles, de imposibles, de irrupciones, de zonas de pasaje. A partir de cuatro ideas iniciales que podían elegir como eje nodal de su historia, los chicos escribieron. Y lo hicieron muy bien.

Los invitamos a leer a nuestros autores. Verán que aun cuando parten de alguna idea en común, cada uno logra una historia distinta, un estilo personal, un personaje único, un rincón solo existente en su historia, una trama irrepetible, una resolución que no se parece a las otras.

 Felicitaciones por las ganas puestas en cada historia, en cada final, en cada creación. Y que las palabras nos sigan uniendo.

Gracias a Giuliana Gonano, Delfina Córdoba, Máximo Cassina, Martina Quirinali y Morena Pereyra Arcos, cuyos cuentos encontrarán en el siguiente pdf.

CUENTOS FANTÁSTICOS 2017 1° B


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform