Jornada de Encuentro Pastoral 2017 – 25/04/2017

El miércoles 12 de abril, los docentes de las escuelas católicas se reunieron en Villa Carlos Paz en el marco de Semana Santa, momento crucial que nos sitúa frente al misterio de la fe. El objetivo fue reflexionar sobre la dimensión humana educativa y para eso nos acompañó el Padre Alberto Bustamante.

La jornada abrió con la visualización de un video del Papa Francisco. “¡Artesanos de humanidad! ¡Y constructores de la paz y del encuentro!”, fueron las palabras de elogio del Papa Francisco  a los docentes reunidos en el IV Encuentro Mundial de Educación, organizado en Dubai. Allí los saludaba a ellos y, en ellos, nos saludaba a todos los docentes. Y les hablaba a todos los encargados de pensar en la educación. Su llamado fue claro y los invitamos a escucharlo mirando el video que compartimos nosotros. Porque “un pueblo que no puede ser educado, decae”.

Las palabras del padre Alberto Bustamante

El padre Bustamante focalizó el desarrollo de su charla en la necesidad de tener palabra de discípulo y oído de discípulo. Nos recordó que no podemos dirigir la palabra a otro si primero no estamos dispuestos a amarlo.

Mirar a los otros y producir silencios significativos son acciones necesarias para generar espacios contra algunos de nuestros males actuales: la multitarea y la hiperconectividad. Los docentes y los servidores de Dios están llamados a oír el alma del pueblo, el alma de los alumnos.

Jesús lo hizo y debemos seguir su ejemplo: como docentes debemos “dejarnos tocar”, promoviendo la cercanía, la accesibilidad. No podemos volvernos intocables.

Tal como hacen los chicos durante el juego, debemos detener el tiempo para mirar a los otros, para estar allí donde debemos estar como padres, como docentes, como adultos. Los niños, mientras juegan, piden nuestra presencia, nos demuestran cuánto importamos. “Mirame”, piden una y otra vez. Allí debemos estar, deteniéndonos para mirar a nuestros chicos, para escucharlos, para dialogar con ellos.

“¿Están ellos primero”, preguntó el padre Bustamante en un llamado a postergar nuestra agenda y nuestra vorágine para poner a los niños en el lugar de privilegio que necesitan, para dedicarles una mirada capaz de reflejar la ternura de Dios.


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform