JORNADA DE APERTURA DEL CICLO LECTIVO 2015

El Instituto Parroquial Bernardo D’Elía les da la bienvenida a este nuevo ciclo a todos los integrantes de su comunidad educativa.

En las primeras horas de la mañana de este 2 de marzo, estudiantes, docentes, personal no docente y familias convergieron en un momento que se repite año a año y que simboliza lo que para cada uno de nosotros es la escuela, espacio de lazos y entramados en el que uno se construye con los otros, espacio social del conocimiento construido en conjunto.

El inicio de un nuevo ciclo es también el reinicio de sueños que se retoman, de proyectos que recomienzan, de aprendizajes y compromisos por compartir. Porque en cada jornada escolar como la de hoy, lo primero que se observa es el reencuentro: el saludo con los excompañeros, el abrazo con aquellos a los que no vimos en los meses de verano, la mirada buscando a los que conocemos y el espacio para darles un lugar a aquellos que por primera vez se unen a nuestro espacio. Y esto es así porque la escuela es sinónimo de lazos, de personas, de convivencias, de afectos. Y todo esto es lo que se retoma y renueva en un inicio de año escolar. Para resignificarlo en la tarea que nos convoca: un aprendizaje en conjunto, una formación integral y la convicción de que es el conocimiento el que nos permitirá construirnos como seres trascendentes, que vivan comprometidos con su realidad.

En palabras de la Directora de la Institución, Lic. Adriana Di Francesco:

“intentamos cada día formar a nuestros jóvenes en la libertad, el respeto al otro, en la responsabilidad y en la honestidad de sus actos, entre algunos de los valores más importantes, pero (…) se enseñan valores y contenidos que a veces se disipan en la vida social. El propio Papa destaca que se vuelve necesaria una educación que enseñe a pensar críticamente y que ofrezca un camino de maduración en valores, con la clara intención de no reproducir lo incorrecto sino de cambiarlo.

“Simons y Masschelein sostienen: la educación consiste en dotar de autoridad al mundo, no solo hablando del mundo, sino también y especialmente dialogando (encontrándose, implicándose, comprometiéndose) con él. En pocas palabras, la tarea de la educación es asegurar que el mundo hable a los jóvenes (…).

“Los invitamos a aprovechar la posibilidad de educarse, de formarse cada día más y mejor, de sentirse responsables en cada acción, al colaborar con el compañero que lo necesita, a esforzarme por ser cada día mejor corriéndonos de la mediocridad, a ser abanderados de la justicia social, a aprender a cuidar lo que espiritual y materialmente ofrece esta institución, es decir, a sentirse parte de la maravillosa utopía de cambiar un mundo a partir de la educación. El Papa Francisco nos invita a vivir con alegría nuestra tarea, a no perder la oportunidad de educarnos, a que renovemos nuestro encuentro personal con Jesús o que nos dejemos encontrar por Él.”

¡Bienvenidos al ciclo escolar 2015! Que la alegría del reencuentro de hoy se multiplique en la palabra, en el trabajo, en el aprendizaje y en la reflexión que seguramente caracterizarán este nuevo año escolar a compartir.

1

1.1

2

3


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform