Ideario Escuelas Parroquiales

IDEARIO DE LAS ESCUELAS PARROQUIALES DE LA ARQUIDIOCESIS

“… Id, y enseñad a todas las gentes…
Y yo estaré siempre con ustedes
hasta el fin del mundo “.
(Mt. 28, 19-20)

Historia

“La creación de las escuelas parroquiales son la respuesta a una demanda de la Iglesia que en su magisterio y en los Documentos, debemos hallar su más claro marco referencial.

El espíritu que mueve la creación de estas escuelas no es otro, que el mismo propuesto por el Nuevo Testamento: Evangelizar.

La Iglesia como madre está obligada a dar a sus hijos una educación que llene toda su vida del Espíritu de Cristo y al mismo tiempo ayude a todos los pueblos a promover la perfección cabal de la persona humana, incluso para el bien de la sociedad terrestre y para configurar más humanamente la edificación del mundo.

Por eso, en la constatación de la necesidad de centros educativos en sus distintos niveles y en zonas con menos posibilidades, tanto en el interior como en la ciudad, algunos párrocos con sus comunidades parroquiales, se sienten motivados a ofrecer el servicio y como signo de la educación católica la Escuela Casa, la Escuela Pequeña comunidad, la Escuela Parroquial. Providencia que comienza con fuerza en los años 1954, 1957, 1958, 1959 hasta nuestros días.

JESUCRISTO AYER, HOY Y SIEMPRE

Parroquia y Escuela

Consideramos que debemos partir de la definición de Parroquia.

“La Parroquia es una comunidad orgánica y de fe, en la que el párroco, representando al obispo diocesano, es el vínculo jerárquico con toda la Iglesia Particular”. (Cfr. Doc. Santo Domingo, n 58).

La parroquia realiza una función en cierto modo integral de Iglesia, ya que acompaña a las personas y familia a lo largo de su existencia, en la educación y crecimiento de su fe. Es centro de coordinación y de animación de comunidades, de grupos y de movimientos. Es comunidad de comunidades. Aquí se abre más el horizonte de comunión y participación. (Cfr.D.P. n 644) – Doc.Ren. de la Parroquia, pág. 46)

“Por su medio la Iglesia local evangeliza, educa y colabora en la formación de un ambiente moralmente sano y firme en el pueblo”(Cfr. Doc. Santo Domingo, n )

Teniendo en cuenta la pertenencia esencial de la Escuela Parroquial a la Pastoral Parroquial, todo aquello que expresemos de ésta en general, será de aplicación para aquella.

Porque siendo una Institución más de la Parroquia, tiene que estar inserta en la misión misma de la Iglesia, basándose en un proyecto educativo que sintetice fe, cultura y vida. Debe ser un servicio y un signo de la presencia de la Iglesia en la actividad humana de educar.

Persona

“Concepto que se apoya en el principio de que es ser, creado a imagen y semejanza de Dios, único, indiviso, irrepetible, perfectible, que tiende a la trascendencia y se desarrolla en sociedad.

Es un ser racional, responsable, capaz de realizar opciones libremente, abierto a Dios, a los demás hombres y al mundo.

El hombre como hacedor de cultura, debe desarrollar una actitud crítica, permanente, sobre ella, para descubrir si ese contexto le permite el desarrollo integral y en una renovación interior continua, lograr la trascendencia que le ofrece el Plan salvífico de Dios”.

Educación

Es la actividad humana, asumida por la Iglesia como formación Evangelizadora, que humaniza y personaliza el Hombre en orden a su fin último.

Permitiendo al hombre, asumir y recrear su propia cultura, convirtiéndolo en sujeto de su propio desarrollo al servicio del desarrollo de la comunidad.

Escuela Parroquial

“Formar integralmente al hombre, es la base y realidad de la escuela parroquial; surge de su expresión de ser realidad evangelizadora, como ámbito educativo de la parroquia”.

La Iglesia crea sus propias escuelas porque reconoce en la escuela un medio privilegiado para la formación integral del hombre, en cuanto que ella es un centro donde se elabora y se trasmite una concepción específica del mundo, del hombre y de la historia, siendo Jesús el centro de la misma y el móvil del compromiso educativo.
La Escuela Parroquial es una comunidad educativa de auténticas relaciones interpersonales entre quienes la componen; se rige por los principios pedagógicos enunciados por la Iglesia y se inserta en la Pastoral Orgánica de la Parroquia como instrumento privilegiado, a la vez que se preserva su autonomía académica.

Protagonismo evangelizador de los docentes

“El maestro cristiano debe ser considerado como sujeto eclesial, que evangeliza, que catequiza y
educa cristianamente, debiendo ser testimonio de vida en la Comunidad e identificarse con sus objetivos.” (Cfr. Doc. Santo Domingo, n. 264, 265)

Comunidad educativa

“Es el conjunto de estamentos: alumnos, padres, profesores, entidad promotora y personal no docente, relacionados entre sí que caracterizan a la escuela como Institución de formación integral, transformando a la Escuela Católica en una comunidad, centro de irradiación evangelizadora.” (El Laico católico testigo de la Fe en la Escuela 221; Santo Domingo 278).

“La comunidad, como tal, es un nuevo ser distinto de la sumatoria de sus componentes… También ella tiene que tener su proyecto y sus objetivos educativos”(Educ. y Proyecto de Vida 74). Reconociendo en los padres su natural e insustituible misión de educar a sus hijos.

http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform