EGRESADOS 2016

Nuestra escuela abre sus puertas para compartir un momento especial. Hoy, un nuevo grupo de alumnos se despide de la escuela con la satisfacción de haber cumplido una etapa fundamental de sus vidas, la escolaridad primaria.

Toda despedida, implica una  ruptura, un desprendimiento y por eso provoca una confusa mezcla de sentimientos, felicidad por el logro alcanzado y tristeza por el alejamiento de quienes vivieron en compañía estos años irrepetibles de su vida.

En la escuela se  teje junto a otros la fina trama de la solidaridad,  de las alegrías y las tristezas compartidas, de la amistad y de las relaciones que nos modelan como personas porque nos brindan la oportunidad de ser y crecer con otros. Hoy es tiempo de cierre, de decir adiós y, a la vez, potenciar el camino de la vida que se abre frente a nosotros con sus infinitas posibilidades.

…”Hay una luz en algún lugar a donde van los sueños de la humanidad.

Hay una luz dentro de ti a donde están los sueños que van a venir…”

Este es el desafío al que se enfrentan nuestros niños. No es el desafío lo que define quienes somos ni somos capaces de ser, sino como afrontamos ese desafío. Unos se pueden pensar en grupo, por ejemplo en la escuela, con tramos que muestren vivencias y proyectos, otros que lleven a la escuela que sueña acompañar a los que la habitan a poder ser hacedores de sus propios caminos y huellas. Todo es cuestión de dejarse volar, de cerrar, de mirar atrás, abrir, iluminar la mirada con lo que vendrá. Encontrarnos con nosotros mismo tejiendo y destejiendo, probando y haciendo… con, para, por y por qué.

Egresados, hoy comparten el último día como alumnos de la escuela primaria. De la Margarita, como le dicen. Dejan las aulas atesorando en ustedes recuerdos imborrables y nacen también muchas preguntas sobre el nuevo camino que inicia, cuyas respuestas las encontrarán en los pliegues de la vida. Se sienten felices y al mismo tiempo tristes, sentimientos normales en los momentos ricos que nos regala la vida, Vívanlo a pleno porque les pertenece.

Hoy llega el momento de decir adiós, tal vez algunos se encuentren de nuevo en el camino de la vida, quizás otros no se vuelvan a ver, pero guarden siempre en su corazón los bellos momentos compartidos juntos. Sigan los pasos de aquellos que triunfan sembrando la verdad, la generosidad y el servicio.

La etapa de la escuela primaria está llegando a su fin y les espera una nueva llena de desafíos, de nuevas alegrías, de nuevas tristezas. Lo maravilloso es que cada etapa se inicia con lo aprendido en la anterior, por eso entrarán a la secundaria sin perder la esencia y la base que les dio su primer etapa en el colegio.

A nosotros nos dejan su alegría, sus risas, sus miradas, sus gestos, sus sonrisas y también sus lágrimas. Todas esas cosas quedarán muy bien guardadas en nuestros corazones y serán como luciérnagas que iluminarán nuestros pensamientos cuando nos invada la tristeza de saber que el año que viene no vendrán.

Ahora sí, llegó el momento permitamos que esa pena salga, que esa melancolía deje correr lágrimas de emoción, pero no permitamos que esta despedida oscurezca el brillo que se han ganado luego de todos estos años de estudio y dedicación.

Es por eso que debemos hacer que esta despedida no sea un adiós, que sea un HASTA SIEMPRE!!! LOS VAMOS A EXTRAÑAR!!!. LOS QUEREMOS MUCHO!!!.

Muchos años compartidos, muchos momentos de alegrías, risas, travesuras, juegos, aprendizajes, enseñanzas y por qué no de tristezas, enojos… recordemos y compartamos algunos de estos momentos inolvidables con este video que con mucho amor hicieron las seños de sexto de lo vivido en este último año.

 


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform