Ciudad de Córdoba: visita de los primeros años – 23/08/2016-

Los cuatro primeros años de nuestra escuela visitaron dos puntos estratégicos de la ciudad de Córdoba: uno relacionado al deporte; el otro, a la preservación de la naturaleza. La salida estuvo organizada por la profesora Cecilia Siragusa, a la que acompañaron diferentes docentes en cada uno de los viajes.

El Estadio Mario Alberto Kempes, escenario de eventos deportivos y espacio diario de entrenamiento para miles de cordobeses, los invitó a recorrer sus instalaciones para saber más sobre su historia, sobre la evolución de su campo de juegos, y para permitirles vivir la emoción de sacarse una foto ahí, en ese pasto que es testigo de tantos jugadores admirados que los hacen palpitar con cada jugada.

Esas fueron las principales emociones de cada uno de los chicos: “tocar el pasto”, inmortalizar el momento en una foto, sentarse donde suele sentarse Messi, conocer sobre Kempes, enterarse sobre la importancia de este goleador que fuera mejor jugador de aquel inolvidable y polémico Mundial 78 que quedó en la memoria de todos lo que hoy somos adultos.

Los alumnos pudieron recorrer los mismos lugares que recorren los jugadores, conocer las reglamentaciones sobre el uso de los espacios, ingresar a las baterías de vestuarios, observar los distintos deportes y actividades de entrenamiento que hoy se desarrollan en el predio, visitar el gimnasio y las piletas olímpicas –una descubierta y una climatizada– y escuchar sobre la historia del lugar.

Kempes (1)

Kempes (2)

Kempes (3)

Kempes (4)

Kempes (5)

Kempes (6)

A poca distancia del Kempes, los esperaba la reserva natural urbana Parque San Martín. En un recorrido por senderos de monte preservado, un guía fue explicándoles datos claves sobre las distintas especies de flora y fauna, poniendo el foco de atención en lo que a diario todos podemos hacer para cuidar nuestra naturaleza, para no dañarla, para que las especies no se extingan por nuestra intervención poco consciente. Es que justamente uno de los objetivos centrales de la reserva es el mantenimiento de la diversidad biológica y del patrimonio genético, generando conciencia sobre la necesidad de respetar el derecho de las futuras generaciones a disfrutar del ambiente natural y a estar protegidas por él.

El guía les dio una misión: multiplicar lo aprendido, enseñarles a los adultos todos los pequeños gestos con los que se puede contribuir en forma clara y directa con la preservación de la vida natural. Los chicos salieron de la reserva sabiendo que pueden ser ellos quienes enseñen a sus familias y amigos, qué carbón elegir a la hora de hacer un asado (y entonces, evitar que el quebracho se extinga), por qué no dejar bolsitas de nylon en lugares abiertos, qué árboles tienen sustancias alimenticias cuyo utilización deberíamos recuperar, y muchísimos datos que ahora podrán multiplicar. Ellos ya están en condiciones, ahora, de contribuir a que el trabajo de quienes cuidan lugares como la reserva San Martín no sea en vano y podamos integrarnos, desde nuestro lugar cotidiano, a esa tarea trascendental para nuestra propia vida.

Reserva (1)

Reserva (2)

Reserva (3)


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform