Teatro leído, hermoso cierre de actividad de SignoS -07/11/2016-

Como ya sabemos, SignoS es el taller de lectura del Instituto Parroquial Bernardo D’Elía, que viene desarrollando sus actividades por segundo año consecutivo. Esta vez sus integrantes, junto a las profesoras Patricia Veltri y Valeria Flesia -a cargo del taller-, decidieron que el cierre del año fuera una actividad a puertas abiertas.

Luego de que la protagonista de sus encuentros fuera la lectura, que funcionó en cada jornada como una incesante puerta de ida y vuelta hacia el terror, el policial, los amores ideales, el romanticismo, la aventura y la reflexión, la idea nació casi espontáneamente. Ya hace varios meses, mientras desarrollaban la temática de los amores ideales y leían fragmentos de William Shakespeare y La fierecilla domada, disfrutando del perfil cómico de una obra que explora los tipos sociales y las relaciones interpersonales durante el Renacimiento, se propusieron empezar a actuarla con sus voces, mientras la leían. Actuarla para ellos, para disfrutarla. Y así, casi sin darse cuenta, surgió la idea de actuarla también para otros, recreando personajes, caracteres, dramatismos y comicidades a través de sus voces.

Comenzó entonces a crecer la idea de presentar La fierecilla domada a través de  una puesta de teatro leído. Por la extensión de la obra e incluso por el tratamiento de la temática decidieron realizar una adaptación. El texto leído fue absolutamente adaptado por los alumnos y sus profesoras durante las jornadas del taller.

“Es una obra que nos permitió divertirnos y también pensar el papel de la mujer en la obra, en una época en la que el padre decide a quién elige la Fierecilla, con quién se casa y con quién no. Pudimos ver cómo influía el dinero en las decisiones. Pretuchio se casa por dinero, después se enamora. Nos divertimos ensayando los personajes. La experiencia de leer todos juntos durante el taller fue muy interesante. Nos divertíamos juntos”, relatan los alumnos que protagonizaron la obra.

“Nos gustó hacer esta puesta de teatro leído”, aclaran, “porque nos permitía hacer algo distinto para plantear un cierre del taller que no solo quedara entre los que habíamos asistido. Nos permitía compartir algo todos juntos, mostrando a nuestros compañeros algo de lo que nos entusiasma, que es leer. Fue muy interesante trabajar para ver cómo entonar las voces, cómo transmitir lo que sentían los personajes solo con nuestra voz”.

La profesora Valeria Flesia nos relata: “pensamos con la profesora Veltri que sería interesante encontrar una obra que nos permitiera la participación de varias voces al mismo tiempo. Se trataba de partir de las posibilidades que da la lectura, pero agregándole la interpretación. Surgió el tema del amor. La fierecilla domada nos gustó mucho, comprendiendo que pertenece a una época y que está atravesada por concepciones de la relación entre el hombre y la mujer que son de esa época de producción. Claro que está atravesada también por el humor, un humor que va pasando de siglo en siglo. Pensando en todo eso fue que hicimos la adaptación con todos los miembros del taller. Al haber asumido cada uno de ellos un papel dentro de la obra, ya estaba en condiciones, dentro de ese papel, de decir cómo se sentía más cómodo, tomando decisiones sobre el libreto. Eso se iba realizando sin perder nunca el espíritu de La fierecilla domada. Esto implicó un proceso muy interesante y multifacético, ya que incorporamos también ejercicios relacionados al tratamiento de la voz, de la respiración, de la postura corporal, para poder hacer esta lectura en público. Los chicos lo recibieron muy bien y cumplimos el objetivo de tratar una obra de manera coral”.

La profesora Patricia Veltri nos cuenta que “la lectura del fragmento que leímos en el taller, cuando todavía ni imaginábamos que eso nos llevaría a esta puesta final, generó mucha risa a partir de la tensión entre los personajes principales, con todo un lenguaje muy pícaro. Resultaba muy gracioso para los chicos ir leyendo el tratamiento del carácter de la protagonista y de las reacciones de su pretendiente. Les gustó tanto la lectura, que los mismos chicos propusieron leer la obra entera. Así comenzó la idea y la adaptación”.

Con un excelente dominio de la lectura por parte de los actores, con absoluta destreza para representar el carácter de los personajes y sus cambios internos, la adaptación propuesta nos demostró que finalmente los protagonistas de La fierecilla encontraron la posibilidad de enamorarse, mientras vivían situaciones hilarantes y provocaban la risa del público con diálogos en los que el dramatismo y la comedia se tensaban hasta llegar a un final en el emergía el amor.

Los integrantes de SignoS renuevan la invitación a todos los alumnos del Parroquial para formar parte el próximo año de este taller de lectura, sosteniendo el proyecto, afianzando nuevas propuestas y descubriendo que la lectura sigue siendo un espacio que permite compartir muchas satisfacciones.

1

2-1

3-1


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform