Celebrando la vida

El 25 de marzo es el “Día del niño por nacer”. La fecha fue escogida por ser el día en que se celebra la Fiesta de la Anunciación, cuando Jesús fue concebido en el seno de María.

Por eso la semana pasada en nuestra Institución, como desde hace años, en comunidad, celebramos la vida. La vida que entendemos como esperanza, como un por-venir, como algo que inicia para iluminar a quienes nos rodean.

La jornada se desarrolló, además, en el marco de las actividades de preparación para las Pascuas. Fue el turno de los primeros años que, reunidos en grupos, reflexionaron a partir de un cuento.

Esa actividad luego se amplió, y todos los estudiantes y docentes de la escuela se sumaron a la celebración. Fue un momento muy emotivo, nos acompañó Gael, un bebé de apenas unos meses, quien recibió la bendición del padre Hugo Villagra. Y también se hizo presente Mariano, de Ataque 77, quien cantó junto a los alumnos uno de sus temas, “Última generación”.

Y como estábamos celebrando la vida, toda la escuela en conjunto celebró también a nuestra querida Adriana Di Francesco. Ella nos dejó como directora, después de haberle dado vida a nuestra institución durante tantos años, a través de su mesura, su sabiduría, su capacidad de escuchar y aconsejar. Se esforzó con perseverancia, durante su tiempo en el Bernardo, por lograr un “mundo común”, en el que todos disfrutáramos de la tarea de enseñar y aprender. Y eso transforma la vida, la enriquece, la ilumina, le da un sentido. Ella siempre trabajó en la escuela, como dice Graciela Frigerio, para “… hacer con lo que está, con lo que hay, otra cosa”, para “hacer surgir lo nuevo de lo viejo…”.

Sí, celebramos la vida, la que está por nacer, la que ya está en el mundo recién comenzando, y la que terminó en la función escolar, pero nos dejó todo su que-hacer y su enorme amor por la educación.


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform