Celebración del niño por nacer

Imagen 1

* Imagen de Paula Bombara, para el libro de Fernando De Vedia (2006). El mago Bambini… Buenos Aires: Editorial Atlántida.

En el vientre de una mujer embarazada se encontraban dos bebés. Uno pregunta al otro:

 – ¿Tú crees en la vida después del parto?

 – Claro que sí. Algo debe existir después del parto. Tal vez estemos aquí porque necesitamos prepararnos para lo que seremos más tarde.

 – ¡Tonterías! No hay vida después del parto. ¿Cómo sería esa vida?

 – No lo sé pero seguramente… habrá más luz que aquí. Tal vez caminemos con nuestros propios pies y nos alimentemos por la boca.

 – ¡Eso es absurdo! Caminar es imposible. ¿Y comer por la boca? ¡Eso es ridículo! El cordón umbilical es por donde nos alimentamos. Yo te digo una cosa: la vida después del parto está excluida. El cordón umbilical es demasiado corto.

 – Pues yo creo que debe haber algo. Y tal vez sea distinto a lo que estamos acostumbrados a tener aquí.

 – Pero nadie ha vuelto nunca del más allá, después del parto. El parto es el final de la vida. Y a fin de cuentas, la vida no es más que una angustiosa existencia en la oscuridad que no lleva a nada.

 – Bueno, yo no sé exactamente cómo será después del parto, pero seguro que veremos a mamá y ella nos cuidará.

 – ¿Mamá? ¿Tú crees en mamá? ¿Y dónde crees tú que está ella ahora?

 – ¿Dónde? ¡En todo nuestro alrededor! En ella y a través de ella es como vivimos. Sin ella todo este mundo no existiría.

 – ¡Pues yo no me lo creo! Nunca he visto a mamá, por lo tanto, es lógico que no exista.

 – Bueno, pero a veces, cuando estamos en silencio, tú puedes oírla cantando o sentir cómo acaricia nuestro mundo. ¿Sabes?… Yo pienso que hay una vida real que nos espera y que ahora solamente estamos preparándonos para ella…

Quisimos invitarlos a compartir esta historia porque fue a partir de ella que los alumnos de primero y cuarto año se prepararon para la jornada de bendición de madres embarazadas, que nuevamente se dio lugar en nuestra escuela.

El lugar de la cita fue nuestro patio. El padre Hugo, el grupo de catequistas, muchos alumnos que participaron activamente con su palabra, su música y su canto, y la totalidad de la comunidad educativa se convocaron para recibir a las mamás embarazadas.

Ellas escucharon con atención las conclusiones de cada uno de los cursos, en las que se retomaba el cuento y se ponía en palabras la importancia de creer más allá de lo que se percibe, más allá de los propios sentidos. Los chicos recalcaron, además, la importancia que tiene para un niño el hecho de ser recibido por cada grupo familiar, más allá de las circunstancias previas o las problemáticas que puedan atravesar. El amor de madre, expresaron, es equiparable al amor de Dios.

Distintas experiencias de vida circularon entre los presentes. Compartimos así la emoción del Padre Hugo ante la posibilidad de bendecir la vida. Diana Jugo, una de las catequistas que lo acompañó en la ceremonia, nos propuso una pregunta: “Dios nos regaló la vida. ¿Qué estamos haciendo hoy con esa vida que nos regaló?”

Foto 6 Foto 7 Foto 5 Foto 4 Foto 3 Foto 2 Foto 1


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform