CELEBRACIÓN DE LA SAGRADA FAMILIA – 2º GRADO

“La familia es la primera comunidad de vida y amor el primer ambiente donde el hombre puede aprender a amar y a sentirse amado, no sólo por otras personas, sino también y ante todo por Dios.” (Juan Pablo II, Encuentro con las Familias en Chihuahua 1990).

El miércoles 31 de mayo nos reunimos los alumnos, docentes y familias de 2º grado, en el templo parroquial para participar de la celebración de la familia. Un encuentro cargado de significación en el que compartimos, canciones, videos y mensajes. En esta ocasión el celebrante bendijo con agua bendita las llaves de los hogares de cada familia y a sus miembros.

En esta celebración, recordamos a la Sagrada Familia: Jesús, José y María. Dios quiso ser hombre para conocer el mundo creado por Él y sus maravillosas creaturas. Por eso envió a Jesús, quien nació en los brazos de María y de José. Ellos fueron sus papás en la Tierra. Cuidaron de Jesús, lo vieron crecer, le dieron amor, lo educaron, lo acompañaron en sus momentos de felicidad, de tristeza y dolor. También en los milagros que realizó en nombre de Dios. Creyeron y confiaron en él. Jesús al recibir ese cariño y la compañía de sus padres, fue un hijo ejemplar, respetuoso, alegre y bueno.

¡Cuánto amor que había en esa familia!

Las familias de hoy, deben seguir este ejemplo tan hermoso que nos dejó Jesús tratando de imitar las virtudes que vivía la Sagrada Familia: sencillez, bondad, humildad, caridad, laboriosidad, etc.

La familia debe ser una escuela de virtudes. Es el lugar donde crecen los hijos, donde se forman los cimientos de su personalidad para el resto de su vida y donde se aprende a ser un buen cristiano. Es en la familia donde se formará la personalidad, inteligencia y voluntad del niño. Esta es una labor hermosa y delicada. Enseñar a los niños el camino hacia Dios, llevar estas almas al cielo. Esto se hace con amor y cariño.

Así como Jesús creció en sabiduría y gracia ante Dios y los hombres, en nuestras familias debe suceder lo mismo. Esto significa que los niños deben aprender a ser amables y respetuosos con todos, ser estudiosos obedecer a sus padres, confiar en ellos, ayudarlos y quererlos, orar por ellos, y todo esto en familia.

Recordemos que “la salvación del mundo vino a través del corazón de la Sagrada Familia”.

La salvación del mundo, el porvenir de la humanidad de los pueblos y sociedades pasa siempre por el corazón de toda familia. Es la célula de la sociedad.

Oración 
“Oremos hoy por todas las familias del mundo para que logren responder a su vocación tal y como respondió la Sagrada Familia de Nazaret.
Oremos especialmente por las familias que sufren, pasan por muchas dificultades o se ven amenazadas en su indisolubilidad y en el gran servicio al amor y a la vida para el que Dios las eligió”
 (Juan Pablo II)

“Oh Jesús, acoge con bondad a nuestra familia que ahora se entrega y consagra a Ti, protégela, guárdala e infunde en ella tu paz para poder llegar a gozar todos de la felicidad eterna.”

“Oh María, Madre amorosa de Jesús y Madre nuestra, te pedimos que intercedas por nosotros, para que nunca falte el amor, la comprensión y el perdón entre nosotros y obtengamos su gracia y bendiciones.”

“Oh San José, ayúdanos con nuestras oraciones en todas nuestras necesidades espirituales y temporales, a fin de que podamos agradar eternamente a Jesús”. AMÉN.

¡A TODAS LAS FAMILIAS LES DECIMOS GRACIAS POR PARTICIPAR DE ESTA IMPORTANTE CELEBRACIÓN!


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform