Convivencias de inicio de ciclo lectivo

26 Mar 2014

     En coincidencia con el tiempo litúrgico de la Cuaresma, se desarrollan durante todo este primer mes del nuevo ciclo lectivo, las primeras convivencias 2014 del Instituto Parroquial Bernardo D’Elía.

     La Cuaresma es tiempo de conversión, de cambios internos para ser mejores y vivir más cerca de Cristo. En este marco, el grupo de catequistas y docentes, conformado por Marcela Vedovato, Nicolás Velasco, Adriana Gómez y Diana Jugo, en su trabajo en conjunto con el Padre Hugo y el Equipo Directivo, viene llevando a cabo distintos encuentros para generar vínculos, aprender a mirar y valorar a los otros, poner en primer plano la importancia del diálogo, del respeto y del espacio compartido.

     Los objetivos fueron delineados por año. Así, todos los primeros años de la Institución reflexionaron sobre la importancia de la aceptación de cada uno, venciendo la idea de la diferencia en su concepción negativa. El reconocimiento y el respeto por la diversidad fueron los ejes trabajados a partir de la lectura de distintos relatos.

     Los segundos años compartieron la película “El desafío de los gigantes”, que les permitió reflexionar sobre el trabajo solidario y la conformación de los grupos al interior de cada curso. Hablar de trabajo grupal también es hablar de compañerismo, de organización, de necesidades de mutuo apoyo y compromiso, de aceptación por los otros iguales y diferentes. Es ceder y dar la palabra. Es escuchar y opinar. Y también consensuar para poder seguir trabajando juntos.

     Los terceros años trabajaron, luego de compartir algunos cortos que funcionaron como disparadores, el tema de los límites. Porque los límites se relacionan con el amor, con el respeto y con la dignidad. Y conforman un eje que también viene trabajándose en la Institución, por considerarse crucial hoy en día, desde distintos espacios de debate desde hace ya mucho tiempo.

     Los alumnos de cuarto año hicieron hincapié en el valor de compartir. Compartir implica la posibilidad de generar un espacio común en el que todos entregan lo que tienen para generar algo más, algo que supera la suma de individualidades porque crea un espacio que solo existe en ese acto multiplicador.

     Los quintos años, a través de diferentes dinámicas lúdicas, se centraron en el tema de los prejuicios, pensándolo en pos de la unión de cada uno de los cursos que convivirá al interior de la Institución durante los dos últimos años de su formación.

     Y los sextos, tan cerca de nuevas instancias y decisiones de vida, se plantearon uno de los temas que más los atraviesa en este momento de su secundaria: los sueños. Su futuro y su plan de vida, en consonancia con el plan de Dios, conformaron la esencia de los diálogos compartidos en su convivencia de inicio de año.

     Este primer proyecto de convivencia se desarrolló en cada uno de los cursos en forma separada, para pensar en su propia autonomía e identidad al interior de nuestra escuela. La prof. Marcela Vedovato adelanta que habrá muchas otras instancias anuales de convivencia en las que se prolongarán estos aprendizajes y se ampliarán. En principio, abril será el mes de los campamentos para los primeros y cuartos años y los retiros espirituales de los quintos años en la segunda mitad del año. El espacio del PEA (Proyecto de Educación en el Amor) prolongará la dinámica de la convivencia con la proyección de películas y debates, con espacios integrados entre cursos del Ciclo Orientado y del Ciclo Básico, para que viviendo con otros pares, los más chicos se vean acompañados por los más grandes de la escuela y estos, a su vez, puedan compartir sus experiencias, enriqueciéndose mutuamente en esta integración de alumnos de diferentes cursos y años.

     Los espacios de convivencia permiten una mirada y un encuentro más allá de las aulas. Para que, luego de compartir con otros, lo vivido en ese momento en común resuene en cada una de las acciones y los aprendizajes de nuestros jóvenes. La vida del ser humano se desarrolla a través de la convivencia en grupos. De allí que las instituciones escolares sean un marco de referencia y aprendizaje continuos.  La convivencia es un aprendizaje. Se enseña y se aprende a vivir con otros. 

100_5524

100_5535

100_5546

100_5550

100_5559

100_5564

100_5571

100_5610

100_5614

100_5620

100_5633

Continuar leyendo 'Convivencias de inicio de ciclo lectivo'
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform