Primero de Mayo

02 May 2016

PERSPECTIVAS Y REFLEXIONES PARA CONMEMORAR EL DÍA DEL TRABAJADOR

La imagen, el audiovisual y las palabras se unieron para construir distintas representaciones relacionadas al trabajo. Compartimos a continuación las palabras de las profesoras María Eugenia Ramirez y Florencia Simón, con las que cerramos las diferentes instancias compartidas durante esta semana con los distintos cursos de nuestra escuela. La idea fue observar, preguntar, responder, repensar y conocer nuestra historia en relación al trabajo, a sus concepciones y a sus problemáticas a través del tiempo.

Junto a estas palabras, encontrarán también los materiales que nuestros jóvenes fueron analizando en las distintas instancias de reflexión.

PALABRAS ALUSIVAS

El domingo es primero de mayo, fecha en la que desde hace 127 años se evoca internacionalmente el Día del Trabajador. A escala local a esta conmemoración se le suma la del Día de la Constitución Nacional. Y cuando como profes nos sentamos a pensar en cómo armar un acto sobre estos u otros temas, desde hace un tiempo viene a nosotros el cuestionamiento sobre formatos ciertamente repetidos y ya poco efectivos.

Si repitiéramos esos formatos podríamos contar entonces la historia de los “mártires de Chicago”, aquellos cuatro anarquistas condenados a muerte luego de protagonizar en mayo de 1886 una huelga en favor de la jornada laboral de ocho horas. Podríamos referirnos también a las luchas entre unitarios y federales, entre las provincias del interior y Buenos Aires por la definición de un modo de administración del poder dentro del territorio nacional. Podríamos hacer de la Constitución una valoración teórica acerca de la trascendencia de la misma dentro de un Estado que se dice de Derecho y un gobierno que se diga democrático. Podríamos hacer que estas fechas se recuerden con un simple discurso más que con el tiempo pocos recordarán.

Pero decidimos hacer otra cosa, no porque esto necesariamente vaya a ser recordado, sino porque sostenemos sinceramente la convicción de que la escuela debe ser un lugar de reflexión, un espacio que nos invite, que nos convoque a pensar, a discutir, a reflexionar; creemos de verdad que la escuela nos debe estimular a imaginar que otro mañana puede ser posible. Porque esa es nuestra responsabilidad, la que asumimos cuando decidimos ya desde hace unos años dedicarnos a la tarea docente.

Y fue entonces que decidimos conmemorar estas fechas desde aquello que algunos llaman la historia con minúscula, que no es otra que la historia que se construye a través de infinidades historias cotidianas, la historia de la que participamos todos, independientemente de nuestra edad, nuestro género, etnia o posición social cada vez que decidimos hacernos cargo del mundo al bajarnos de la cama. Esa historia que habla de ustedes y de nosotros.

Fue por eso que pensamos en la posibilidad de reflexionar sobre estas fechas a través del arte, de la pintura, del cine. Y fue por ello que en estos días algunos de ustedes estuvieron trabajando con diversos profes acerca de algunas obras de Antonio Berni y de Ernesto de la Cárcova. Otros debatieron desde una clave histórica sobre la situación de la clase obrera Argentina, estimulados por la reflexión a la que conduce el documental de Sergio Iglesias “Bialet Massé, un siglo después” en el que se cuenta parte de la vida, las obras y las ideas de aquel médico, abogado e ingeniero agrónomo catalán muy recordado por sus aportes para la construcción del primer Dique San Roque, pero poco asociado a la lucha del movimiento obrero.

1

“Desocupados”, de Antonio Berni (1934)

2

“Manifestación”, de Antonio Berni (1934)

3

“Sin pan y sin trabajo”, de Ernesto de la Cárcova (1893)


“Si creéis que ahorcándonos podéis acabar con el movimiento obrero; movimiento del cual los millones de oprimidos que trabajan en la miseria y la necesidad esperan su salvación, ¡entonces ahórcanos! Aquí pisoteáis una chispa, pero allí y allá, detrás de vosotros, frente a vosotros, y por todas partes, las llamas surgirán. Es un fuego subterráneo. No lo podréis apagar”.

Y cuando pensamos estas actividades pensamos en la unidad de las fechas, unidad que va más allá de lo fortuito de su coincidencia en el calendario. Y las pensamos unidas no solo entre ellas sino también en consonancia con el Bicentenario que también celebramos este año. Lo hicimos así porque creemos que es imposible pensar al trabajador alejado de las luchas, luchas que son históricas, no solo por sus derechos, sino por su dignidad, su reconocimiento, su valoración e incluso su propia autoestima. La lucha del trabajador es una lucha que trasciende a todo partido político porque como dijo uno de los ejecutados allá por mayo de 1886:

Y es por todo esto que decidimos conmemorar la fecha de este modo. Reflexionando sobre el trabajo y los derechos en su sentido y significación social y personal. Decidimos recordar esta fecha valorando al trabajador de campo como al urbano, al del sector público y del privado, al que lo hace en relación de dependencia y al independiente, al que está en blanco como a aquel que vive de “changas”, al que realiza tareas en sus formatos más tradicionales como a aquel que trabaja tras los estilos que emergieron en tiempos de revolución digital y globalización. Y lo hacemos también reconociendo la labor de infinitos trabajadores invisibles como las amas de casa, los limpiavidrios, los vendedores ambulantes, los artistas callejeros y tantos otros etcéteras.

Pero además lo hacemos reconociéndonos como trabajadores y como tal asumiendo en carne propia, a través de la acción y la palabra, la lucha de la que somos parte.

Sabernos trabajadores en este mundo al que llaman “globalizado”, donde la lucha de clases queda desdibujada tras la emergencia de categorías como las de “gente”, “consumidores”, “opinión pública”, nos obliga a mantener viva la memoria de la historia del Primero de Mayo, no como un mero recordatorio de la lucha sino como la manifestación de que esta nunca dejó de ser presente por la dignidad humana de los trabajadores y sus familias.

Sirvan estas palabras finalmente, para reivindicar a todos los trabajadores y para hacernos eco de los reclamos de miles de desocupados, explotados y excluidos. Porque, lamentablemente, el trabajo hoy en muchos casos es casi una cuestión de azar, o peor aún, es resultado de una capacitación a la que no todos acceden por igual porque no se integran en un mismo objetivo a los diversos sectores sociales.

Este, también, es nuestro modo de resistir.

 

Continuar leyendo 'Primero de Mayo'
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform