Bailando Al Ritmo del Dos por Cuatro

25 Oct 2017

Como un niño aprendí,

de la mano su cariño me daba.

Tango a bailar me enseñaba,

ten cuidado con las musas.

Para el corazón son bravas

solo su cariño me daba

mientras sus labios,

algunos consejos pronunciaba

 

El patio central de nuestra escuela fue el marco ideal en la cálida noche del viernes 29 de setiembre, para ponerle calor al noveno año de un hermoso proyecto que llevó el nombre “Al Ritmo del Dos por Cuatro”. Para redescubrir nuestras raíces y tradiciones, nuestra escuela se vistió de fiesta, para que junto a las familias, rindamos homenaje al Tango.

La esencia del Tango está en el desencuentro, porque está en nuestras raíces de esperar a los que están al otro lado del mar. Algunos abuelos pudieron traerse las familias, pero de la tierra, sólo sus recuerdos y añoranzas, el inmigrante es un hombre partido en dos, el que llegó a la Argentina, no lloraba, silbaba un Tango.

El tango es danza, es música y es letra. En su lenguaje sin palabras, la melodía, la riqueza armónica y los recursos del arreglo orquestal hacen accesible el tango al oído de los pueblos más variados. Por eso el tango para escuchar nos cautiva porque encierra historias maravillosas y anécdotas imprescindibles.

Las temáticas que los tangos abordan en su repertorio tienen que ver con el amor (generalmente construyendo una versión trágica de los vínculos sentimentales), la ciudad, el barrio (muchas veces en clave nostálgica), la madre, la mujer, los amigos, así como los juegos de azar (“la timba” y las carreras de caballos, “los burros”), es una música que sin ninguna duda ya no conoce fronteras. La influencia inmigratoria sobre el barrio influyó en su jerga, que a través de los años logró igualarse con el lenguaje del arrabal y términos lunfardos. En la vecindad vivían familias modestas y laboriosas que se permitieron, en épocas prohibidas, el baile y la música de nuestro tango.

Qué mejor presente que el aporte de nuestro pequeño granito de arena, que logre insinuar la unidad de un pueblo con historias desencontradas, un pueblo con tradiciones, un pueblo orgulloso y sediento de una identidad que nos refleje a todos como hijos de esta patria. Por eso como comunidad, rescatamos la cultura popular y las manifestaciones artísticas integrándonos en la gran familia que compone nuestro centro.

Los niños fueron los principales partícipes de esta velada inolvidable que nos invitó a revalorizar nuestras tradiciones, representadas por las creencias, relatos históricos, costumbres y obras artísticas, que nos ayuden a tener una identidad y a presentarnos ante el mundo tal como somos.

Hubo cierta magia en el aire y el clima de festejo se mezcló con un dejo de nostalgia y recuerdos.  En esa noche de gala, generaciones se unieron a través de la música y el baile y nos deleitaron con las variaciones que constituyen el deleite en las milongas porteñas; desde coreografías compartidas de los alumnos de sexto grado acompañados por sus padres, hermanos, tíos, primos o abuelos; hasta los ritmos bailados por docentes, ex docentes y ex alumnos de nuestra Institución.  

La velada contó con la participación especial del Departamento de Arte y Movimiento que depende de la Municipalidad de nuestra ciudad.

También se hizo presente el Grupo Gallo Viejo que se sumaron a este proyecto y que a través de la poesía de los versos tangueros nos deleitaron con su canto y los sentidos que el mismo encierra.

 

¡UN ENCUENTRO QUE NOS PERMITIÓ RECREAR NUESTRA CULTURA, RECORDANDO QUE DEBEMOS TOMAR COMO EJEMPLO LAS CONVICCIONES E IDEALES QUE INSPIRARON A ESTOS HOMBRES Y PONERLOS EN PRÁCTICA, YA QUE NINGÚN PAÍS PUEDE PROGRESAR SI NO ES POR EL ESPÍRITU DEL PUEBLO QUE LO ALIENTA!.

Continuar leyendo 'Bailando Al Ritmo del Dos por Cuatro'
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform