“Caminito tanguero”

EL TANGO ES LA EXPRESIÓN DE UNA CIUDAD, QUE SE RESISTE AL PASO DEL TIEMPO; ESE QUE LLEGA AL CORAZÓN Y TRASPASA EL ALMA, ESE SENTIMIENTO PROFUNDO QUE SE BAILA… EL TRADICIONAL, EL AUTÉNTICO, EL ÚNICO…

El viernes 8 de noviembre nos reunimos como comunidad para redescubrir nuestras raíces y tradiciones. Por eso, porque esta fiesta nos pertenece a todos, porque la alegría debe compartirse, porque compartir es una alegría, es que como comunidad, rescatamos la cultura popular y las manifestaciones artísticas integrándonos en la gran familia que compone nuestro centro. Qué mejor regalo para todos los argentinos dentro o fuera de nuestras fronteras, que el privilegio de escuchar la música y presenciar sus danzas.
Qué mejor presente que el aporte de nuestro pequeño granito de arena, que logre insinuar la unidad de un pueblo con historias desencontradas, un pueblo con tradiciones, un pueblo orgulloso y sediento de una identidad que nos refleje a todos como hijos de esta patria.

Un año más, nos reunimos para revivir nuestras tradiciones recordando que la palabra tradición deriva del latín y quiere decir donación o legado.

El tango aparecía a fines del siglo XIX, pero lograba su mayor presencia en el siglo XX cuando al Río de la Plata llegaban oleadas de inmigrantes europeos, la mayoría de ellos en la tercera clase de barcos repletos. En la música, el bandoneón, instrumento de fuelle, es su sonido emblemático.

Además, este género musical incluye el argot de la época, el “lunfardo”, una mezcla idiomática de palabras usadas por inmigrantes y porteños que se había convertido en un código entre quienes se volcaron a ese ritmo prohibido en sus comienzos e inicialmente bailado por hombres.

La vida en el arrabal, las penas del corazón, el amor por la madre, la lejanía y una melancolía persistente y casi intimista, son el leit motiv de una música que sin ninguna duda ya no conoce fronteras.

El baile ha sido una de las manifestaciones más antiguas del ser humano, en su necesidad de expresar sentimientos y vivencias.

La práctica del baile de tango argentino ha sido históricamente en nuestro país, una actividad esencialmente sociabilizadora, creativa y un medio de expresión de los valores estéticos y espirituales de más profundo contenido de la persona humana.

Actualmente, tanto en nuestro país como en el resto del planeta, el baile de tango argentino es un fenómeno comunitario, que produjo la creación de miles de agrupaciones en los diversos sectores y estamentos de la sociedad – integradas en su inmensa mayoría por personas de diversas ocupaciones, edades y extracción social-, el movimiento del baile de tango argentino ha cobrado una magnitud e importancia que no puede soslayarse.

La sensualidad del tango y la rítmica y fuerza del baile flamenco se fusionan en la puesta dancística Tango flamenco, dos culturas, una pasión.Son lenguajes diferentes, pero al fin y al cabo dancísticamente comparten una pasión: la de la danza. La parte del tango argentino lleva una cadencia elegante, la del flamenco, mucha fuerza. Los invitamos a disfrutar de esta bella fusión.

Un pueblo que respeta y ama sus tradiciones se fortalece con todo aquello que hace a su identidad cultural. Reafirma sus raíces y construye su cultura.

El baile del Tango, particularmente en los jóvenes, se revela como una alternativa atractiva, enriquecedora y formativa que enseña a convivir, compartir y respetar al otro comunicando vivencias que nacen desde lo profundo y disciplinando el interior mismo del individuo.

El tango trasciende y llega al corazón de los que contemplan a los bailarines, gracias a los sentimientos que ellos ponen en el baile y en su coreografía. Cada estrofa musical, cada pasaje, cada tango tiene distintos momentos, sólo expresa sentimientos y estos son los que los bailarines transportan a sus pies y a todo su cuerpo. En esta oportunidad, son ellas las que nos van a deleitar con esta hermosa danza.

El tango es uno de los productos artísticos más elevados de nuestra cultura. No sólo reúne en su riqueza evolutiva musical y literaria más de un siglo de nuestro devenir histórico, dando testimonio de nuestros sueños, esperanzas y nostalgias como individuos y como pueblo, sino que expresa toda una manera de ver la realidad, a la vez que nos confirma en nuestro propio modo de pensar, de sentir y de vivir. En esta oportunidad es una aclamación por la libertad musical y por la creatividad.

“Mi libertad me ama y todo el ser le entrego.
     Mi libertad destranca la cárcel de mis huesos.
Mi libertad se ofende si soy feliz con miedo…”

AGRADECEMOS A TODOS LOS QUE HAN HECHO POSIBLE ESTE ENCUENTRO QUE NOS PERMITIÓ RECREAR NUESTRA CULTURA, RECORDANDO QUE “PARA HACER QUE UN SUEÑO SE CONVIERTA EN REALIDAD, PRIMERO HAY QUE TENER UN GRAN SUEÑO”. POR ESO LOS INVITAMOS A CONTINUAR CON LOS SUEÑOS ESBOZADOS A LO LARGO DE ESTOS AÑOS Y SEGUIR CAMINANDO JUNTOS.

¡Gracias por seguir acompañándonos!


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform