Alumnos de primero en el laboratorio escolar

Carla Leone, Tomás Simonetti, Agustín Lovisolo y Gonzalo Bordolini son cuatro alumnos de primer año que han encontrado en el laboratorio un espacio donde darles vía libre a sus inquietudes. Por eso, desde hace un tiempo y por propia voluntad, se acercan hasta allí durante muchos de sus momentos libres y sus recreos. Ellos saben que dentro de la escuela pueden encontrar sus propios espacios para desarrollar lo que les gusta. Alejandro Profili, el encargado de laboratorio del Instituto Parroquial Bernardo D’Elía es quien los acompaña en sus inquietudes, los guía y los supervisa.

Todo surgió cuando estos cuatro estudiantes le propusieron un trabajo de Física a su profesora Marta Rukavina. La temática era la introducción al método científico. De allí en más, el laboratorio comenzó a ser parte del espacio a incursionar, en el que investigar, preguntar, observar, ensayar, deducir… y divertirse aprendiendo.

Durante las semanas previas al receso de invierno, estuvieron desarrollando experiencias a corto y largo plazo. Entre estas últimas, por poner un ejemplo, comenzaron a observar cómo afectan las gaseosas a nuestros dientes. A partir de cinco muestras de gaseosas diferentes y de 5 dientes sometidos a su contacto, fueron observando y registrando sistemáticamente los cambios que se producen. Hasta el momento, algunos de los dientes se han teñido tanto en su esmalte como en su raíz; otros, solo en la raíz; en algún caso, el deterioro y el desgaste es evidente.

Es interesante ver que, con ganas y predisposición, los mismos alumnos pueden realizar propuestas innovadoras y aprender amenamente, viviendo la escuela como propia.

c

b

a

d

e


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform