Al final de la escalera

El nuevo libro del Taller La Bohemia

Con el subtítulo “Poesías, relatos y otras ventanas”, el taller de escritura La Bohemia, coordinado por la profesora Cristina Torres, presentó un nuevo libro plagado de las emociones, las esperanzas, las desesperanzas, los sueños y las percepciones de un grupo de jóvenes. Alumnos y exalumnos de nuestra escuela se dieron cita para eso, para presentarse a sí mismos presentando sus producciones. Para decirse a través de sus palabras.

La profesora Cristina Torres es la encargada de contarnos qué es La Bohemia:

Definirla amerita  hablar de su historia. Tiene unos cuantos años y fue haciendo un recorrido acorde a sus integrantes. Ellos fueron los que imprimieron sus improntas, sus motivaciones, sus ganas.

Pude decirse que es un lugar de expresión de quienes lo habitan, que forman un grupo itinerante, aunque  lo bueno es que algunos no se terminan de ir.

Facundo García, colaborador artístico. Antonella Tellería, mi compañera incondicional.

Volviendo a la historia… Hay cuatro nombres que pueden dar cuenta de lo caminado por los habitantes de La Bohemia: los cuatro libros.

La contratapa del libro lo resume así.

 

 

Le preguntamos a la coordinadora del taller el porqué de su nombre.

Al final de la escalera alude a un trayecto, no cualquiera, sino uno en ascenso que requiere de esfuerzo, de trabajo. El subtítulo anticipa que encontraremos poesía, narrativa… y otras ventanas, por las que entra luz.

¿Pero por qué no hacer mención a  la literalidad del título? Al final de la escalera, en ese tercer piso que sentimos tan propio los habitantes del taller La Bohemia, espacio físico en el cada encuentro tiene vida. En el mirador de la escuela, al final de la escalera, charlamos, comemos, reímos, pensamos, soñamos, trabajamos… escribimos.

El libro comienza con una Dedicatoria a las mismas destinatarias del agradecimiento de Huellas de tinta, el primer libro del taller, presentado también un 1º diciembre, diez años atrás.  En ese entonces, decía así:

A Adriana y Alejandra, quienes apuestan cotidianamente al proyecto de crecer en libertad, despejando el camino y alentando en la marcha, dando espacio al encuentro, permitiendo ser.

Al final de la escalera dice lo sustancial que resulta de vivir el camino peldaño a peldaño:

DEDICATORIA

A Adriana y Alejandra

 

Hay un relato escrito de mil mañanas

que cabe en hojas de agua  y de arena,

que promete un rumbo dibujado  de a dos

a la orilla  de las biografías.

Hay un relato  de ecos tangibles

de andar entre el  viento desafiando  molinos,

de obstinada labor en trayecto de a dos,

con tinta  y papel de mecenas.

 

Y si las expresiones se hacen palabras, también las palabras se hacen imágenes para permitirnos espiar algo -fragmentos, instantes, pasos- de esta historia. Dos alumnos de 4to. Comunicación, Fernando Ferrer y Matías Tellería, en el marco de sus prácticas de Emprendimiento en Medios, realizaron esta presentación que nos permite eso, ser testigos de este recorrido.

 


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform