4º GRADO VISITÓ LA LAGUNA DE MAR CHIQUITA

En la tercera semana del mes de abril, los alumnos de 4º grado de nuestra escuela conjuntamente con sus docentes, realizaron un viaje educativo a la Laguna de Mar Chiquita o Mar de Ansenuza que se encuentra en el noreste de la Provincia de Córdoba, en el centro-norte de Argentina

Esta enorme laguna endorreica de elevada salinidad de superficie variable, que puede rondar los 8000 km², es uno de los lagos salados más extensos de los hemisferios sur y occidental. Además, es la mayor superficie lacustre de la Argentina, el 4º lago salado endorreico más grande del planeta, y el 4º lago de planicie más extenso del mundo.​

La mayor parte de este mar interior forma parte del área natural protegida denominada Bañados del Río Dulce y Laguna de Mar Chiquita.

Es también conocida como Mar de Ansenuza, y hasta mediados del siglo XIX como Laguna de los Porongos, por una especie de calabacilla (Lagenaria vulgaris) así llamada, aunque esta última denominación ha quedado reservada a una serie de lagunas menores que se encuentran algunas decenas de kilómetros al noroeste.

La laguna de Mar Chiquita tiene como principales afluentes los ríos Dulce, Río Primero o Suquía y Río Segundo o Xanaes. El río Dulce aporta sus caudales desde el noroeste y los ríos Primero y Segundo lo hacen desde el suroeste. Antes de alcanzar la laguna, sus afluentes forman bañados (humedales) sobre una superficie de casi 10 000 km². Otro aporte de aguas importante es subterráneo; en efecto, en gran medida la laguna es una afloración del acuífero Guaraní. El llamado “Borde de los Altos de Chipión” o “Cuesta de Morteros” resulta un verdadero dique natural en el este de la laguna, que impide el flujo superficial de sus aguas hacia la cuenca del Plata; también es elevada la costa sudeste, en la zona llamada Barrancas del Saladillo. En cambio, por el norte y oeste las costas son bajas y poco precisas, existiendo algunas lomadas muy bajas que se entroncan con ramificaciones de las sierras de Córdoba.

La falla geológica sobre la cual se forma es, como las Salinas Grandes, el lecho de un arqueano golfo marítimo; por esta causa abunda el sulfato de sodio que saliniza las aguas de la gran laguna. La salinidad de las mismas fluctúa en relación con los aportes fluviales. Las sales predominantes son el cloruro de sodio, sulfato de sodio, sulfato de calcio y sulfato de magnesio. En los períodos en que las aguas de Mar Chiquita presentan una salinidad similar a la oceánica, las poblaciones de pejerrey (Odontesthes bonariensis, o también llamado cauque, matungo o flecha plateada) ocupan todo el espejo, al ser esta una especie eurihalina (seres acuáticos capaces de vivir en aguas que poseen un amplio rango de concentración de sales sin que se vea afectado su metabolismo). En los ciclos donde la salinidad aumenta a niveles máximos, este pez sólo persiste en las áreas próximas a la desembocadura de los ríos, donde la salinidad es menor.

Una vez más, la escuela ofreció a los alumnos la experiencia de vivenciar un encuentro especial con sus pares y la naturaleza.


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform