20 DE JUNIO – DÍA DE LA BANDERA ARGENTINA

“La promesa adquiere importancia porque realza la identidad, acrecienta el amor a la Patria y reafirma  valores como el respeto y la solidaridad no sólo con la palabra; sino también en los hechos cotidianos”. Prof. Lidia Farfán

El mes pasado los alumnos de 3º grado nos recordaron, en el acto del 25 de mayo, el inicio de la construcción de un largo camino hacia la libertad. Esa revolución, marcó el comienzo de ruptura con España que finalizará con la Declaración de la Independencia. En ese transitar, se necesitó demarcar no sólo un territorio sino también símbolos que nos identificaran como una nueva Nación.

Nos reunimos aquí no sólo para conmemorar a la Bandera Argentina y a su creador, sino porque los alumnos de cuarto grado le realizaron una promesa. Cuando empezamos a trabajar en el aula sobre la importancia de este gran acontecimiento, comenzamos por el significado de símbolo y aprendimos que…

Un símbolo es un objeto, un dibujo o una imagen que sirve para representar ideas, pensamientos, sentimientos, valores, etc. en el cual un grupo de personas se identifican en un lugar determinado.

Según Carrillo Bascary, Director General del Monumento Nacional de la Bandera, emplazado en la ciudad de Rosario dice… “Lo que los niños hacen no es jurar lealtad a un paño, sino a todos los argentinos: esa promesa implica reverencia a la historia, tradiciones y sacrificios hacia quienes combatieron por la libertad de Argentina”.

 

 

El Himno Nacional Argentino, también  sufrió algunas modificaciones, el mismo surge de la necesidad de componer “La marcha de la Patria” y se entonaba al principio de las funciones teatrales.

Por último, la Bandera, el símbolo que nos convoca y nos enorgullece verla flamear en los mástiles de nuestro país, en los hogares, en las canchas de fútbol…hoy, esa promesa que le realizaron los alumnos de cuarto grado, sin dudas no es simplemente a un pedazo de tela sino a la posibilidad que todos los argentinos tenemos y que es la libertad de poder elegir;  saber que entre el blanco y el negro, también vive el gris y que todos juntos podemos curar la grieta que sin querer nos divide sin dejar cicatriz….es por eso que esa promesa no serán sólo palabras sino pequeños y grandes hechos cotidianos…

 

¡SÍ PROMETEMOS!


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform