1° DE MAYO – Día del Trabajo y de la Constitución Nacional

«La fuerza no proviene de la capacidad física sino de la voluntad indomable» dice el poeta, la voluntad de ser y crecer, que se concreta en toda obra humana, de su cultura, su producción, su capacidad de trabajo…

En esta fecha tan especial recordaremos juntos el día del trabajo para revalorizarlo una vez más como el medio más digno, para darle significación a nuestras vidas al ofrecer un servicio a la comunidad a través del estudio y del esfuerzo personal. También recordaremos y en una significativa coincidencia el día de nuestra Constitución Nacional que es la herramienta legal para convivir y para hacer valer nuestros derechos. En ese sentido en este día viviremos con orgullo los recuerdos de reclamos, petición y reivindicación de los derechos de los ciudadanos y los trabajadores.

«No existe el fracaso, salvo cuando dejamos de esforzarnos.» (Marat)

La historia del hombre está plagada de esfuerzos, ensayos y errores, y hay situaciones en las que se pone a prueba la voluntad de mejorar, la esperanza de un futuro mejor y la unidad de los trabajadores.

El 1º de Mayo se conmemora en todo el mundo el Día del Trabajador. Esto se lo debemos al Congreso Internacional de los Trabajadores que instituyó esta fecha allá por julio de 1.889.

Antes de ese año el trabajo de los hombres era de “sol a sol” tenían un descanso muy corto durante la noche.

Después de dicha fecha y con el correr del tiempo, el trabajador fue ganando dignidad, para su persona con jornadas de ocho horas, con días de descanso, con vacaciones pagas y con salarios lógicos para una vida sana, honrada y libre.
Todos los hombres del mundo trabajan, en sus oficios, en sus profesiones, para hacer y crear todo lo que nos rodea.

También celebramos el Día de la Sanción de la Constitución de 1853 que es un reflejo fiel de las ideas liberadoras y democráticas de la Revolución de Mayo de 1810.

El 1º de mayo de 1.853, se sancionó la Constitución Nacional.
Desde la Revolución de Mayo se habían ensayado diversos reglamentos políticos, estatutos  y leyes para organizar los poderes del gobierno y asegurar el respeto de la libertad de los individuos, pero ninguna había resultado totalmente satisfactoria.

La Constitución o Ley Fundamental encierra normas jurídicas que ordenan la convivencia, estableciendo los derechos y deberes de los habitantes. Organiza al gobierno nacional y establece sus funciones.

Nuestro país ha ganado progresivamente derechos y ha hecho cumplir los deberes necesarios para que la justicia, el trabajo, la educación y la salud sean un derecho progresivamente alcanzados por todos.

Es por eso que se hace muy necesario defender nuestra constitución que, sin embargo, fue modificada a lo largo de los años teniendo en cuenta los cambios de época y las nuevas necesidades como así también, debemos recordar que no fue respetada durante los numerosos golpes de estado que sufrimos en el siglo XX.

Por ello debemos destacar que ahora y siempre debemos respetar las leyes, respetar el espíritu de la ley y tener en cuenta la necesidad de las personas que habitan el suelo argentino.

Como así también, destacar la importancia de trabajar y esforzarse con humildad y con respeto. Luchar contra la oscuridad, siendo la luz que necesitamos. Brillando e iluminando nuestro país.

En nuestro país la Constitución Nacional regula la convivencia entre las personas y establece derechos y obligaciones para todos. De la misma manera, en nuestra escuela existe un Acuerdo Escolar de Convivencia que cumple dicha función, pero de manera situada. Este Acuerdo involucra a cada uno de los actores sociales que forman parte de nuestra comunidad educativa (directivos, docentes, alumnos, familias, entre otros).

Cada una de estas personas, es decir, todos nosotros tenemos la responsabilidad de cumplirlo y trabajar día a día para mejorar y transformar nuestra realidad cotidiana y, con ello, nuestro mundo.

En este sentido, estuvimos recordando los derechos y obligaciones que se establecen en el AEC y pensando juntos de qué manera podemos contribuir a mejorar nuestra comunidad educativa.

Recordemos siempre que el trabajo nos produce satisfacciones, nos brinda bienestar y fortalece el espíritu y la voluntad de superación personal.

El estudio, es un trabajo que se nos impone como un camino de transformación del presente y construcción del futuro, nuestra esperanza de un mundo mejor depositada en los niños, nuestros alumnos, pero también en cada uno de los adultos que formamos parte de esta Institución.

En esta oportunidad agradecemos la importancia para recordar dos momentos importantes en la historia de la humanidad como fueron las luchas sociales por los derechos de los trabajadores y la creación de la Constitución Nacional.

Como así también, la oportunidad de pensarnos como parte de una comunidad educativa, donde cada acción bajo el respeto de los acuerdos establecidos permite la construcción de una escuela mejor y, con ello, la de un mundo mejor.

*La organización  estuvo a cargo de los docentes del Área de Matemática.


< Regresar
http://centroparroquial.com.ar/wp-content/themes/platform